Hijo del poeta Gonzalo Rojas expondrá en Chillán

Por: Carla Aliaga Fotografía: Gentileza Museo C. Arrau 09:15 PM 2017-08-22

“La pintura de Gonzalo Rojas-May propone la integración de sus vivencias en un estallido de color y movimiento”. Con estas palabras la curadora Paula Carrasco describe la obra del hijo de escritor chillanejo por adopción, Gonzalo Rojas Pizarro, quien llegará este jueves 24 de agosto con la exposición denominada “Los colores de la música”. 

La presentación de las obras,  que estarán a disposición del público en el Museo Interactivo Claudio Arrau León, incluye “pinturas que sugieren una explosión, semejando un Big Bang, en el que se condensa y se expande su historia”. 

Por primera vez el hijo menor del poeta montará una muestra, acontecimiento que para el artista, quien es psicólogo de profesión, tiene un gran valor. “Es muy especial exponer en Chillán, esto se dio de una manera muy única, puesto que fue una invitación generosa que me hizo el Museo Claudio Arrau. Soy chillanejo, aunque he vivido pocas veces y poco tiempo en esa ciudad, siempre he tenido una relación muy especial con ella y con la zona en general, por supuesto a través de mi padre y mi familia materna que era de ahí”, sostuvo Rojas-May.

Los trabajos que llegarán en esta ocasión a la capital de la Región de Ñuble están elaborados en su mayoría en base a técnica mixta sobre tela y sobre cartón telado. “Siempre he sentido que los colores tienen música, esta exposición da cuenta de ese encuentro”, relata el artista.

Rojas-May, quien además es escritor, relata: “mis dos profesiones me han hecho enormemente feliz, gracias a ellas he tenido acceso a casi todos los mundos que soñé cuando niño.  Sin embargo, siempre ha habido un universo paralelo, más privado, en el que he vivido y trabajado apasionadamente: la pintura, la fotografía y la literatura”.

“Los colores de la música es una muestra que da cuenta de todo lo visto, de todo lo experimentado, del deslumbramiento y la soledad, de la maravilla de la vida en la mirada de un niño y la integración de lo recorrido en la mano del adulto. En su pintura todo aquello convive, se aglutina y estalla”, describe Paula Carrasco.

En el exilio
El profesional es el hijo menor del poeta chileno Gonzalo Rojas. Cuando tenía 19 años cambió legalmente su primer apellido de Rojas a Rojas-May para diferenciarse de su padre. El apellido May lo tomó de su abuelo materno. Entre 1970 y 1974 vivió junto a su familia en China y Cuba, donde su padre cumplió labores como agregado cultural y embajador. Luego del golpe de Estado de 1973, al igual que a sus padres,  le fue quitada la nacionalidad chilena. Entre 1974 y 1980 vivió exiliado en Alemania y Venezuela. Regresó a Chile a terminar sus estudios secundarios en 1980, cuando les fue levantada la prohibición de regresar.

Desde 1995 vive en Santiago, donde desarrolla su labor profesional en los ámbitos académico, clínico y organizacional. En la actualidad da clases de Psicología Médica y Psicooncología en la Facultad de Medicina y en la Facultad de Psicología de la Universidad Andrés Bello; ejerce además como psicólogo clínico en su consulta particular.

Es el fundador y past-president de la Asociación Chilena de Psicooncología y ha publicado diversos artículos y dos libros de su especialidad clínica.

Desde el año 2005 es el presidente de la Fundación de Estudios Iberoamericanos Gonzalo Rojas, la cual cuenta con filiales en Chile, México y España.  

Su obra plástica y visual ha sido reconocida en Chile, México y diversos países europeos.

“Estoy muy contento, es un trabajo que me ha entusiasmado mucho y espero que los chillanejos disfruten esta misión mía del arte, de la música, porque la mayor parte de las obras que se están exponiendo son basadas en música, en textos musicales o en canciones específicas”, sostiene Gonzalo Rojas-May Ortiz.

Comentarios