Los hinchas de Ñublense sí tienen memoria

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Movimiento Autónomo Ñublensino 2017-08-20

“Aquí está la tumba de Antolín Sepúlveda, uno de los jugadores poco conocidos y recordados que jugó en la década del 60 en Ñublense. Era un volante rápido y alegre, recuerda la Revista Estadio”, reseña Danilo Mora, profesor de historia e hincha de Ñublense, a los pies del nicho del otrora “diablo rojo”, mientras otros seguidores de la institución escucharon sobrecogidos.

Su tumba fue la primera estación en la emotiva y nostálgica romería en el Cementerio Municipal que protagonizaron ayer cerca de 50 hinchas del Rojo, en el marco del aniversario 101 del club.

Portando banderas, recordando anécdotas y abriéndose paso entre las tumbas, nichos, y mausoleos, los seguidores del Movimiento Autónomo Ñublensino de Esfuerzo y Valor optaron por celebrar junto a los que ya partieron y muchos olvidaron.

“Quisimos reconocer la historia de Ñublense y la de personajes que hicieron mucho por el club”, acota Mora, quien hizo de guía en cada estación de la romería tenida de rojo.

Los amantes de Ñublense visitaron la tumba de Víctor Urrejola, arquero de la década del 20 y 30 que llegó a jugar en la Selección Chilena, y la de Juan Duhart, delantero poco recordado de las mismas épocas.

Mora fue acompañado por los hinchas hasta el nicho del recordado Neftalí “Talo” Vásquez, quien es recordado como uno de los mediocampistas más talentosos del 60’ y 70’, pero que murió olvidado y sumido en el alcoholismo en el Mercado.

El recorrido siguió en las tumbas del otrora dirigente Francisco Lagno y la Familia Fagnilli, donde descansan los restos de los padres de Humberto Fagnilli, ex jugador del Deportivo Liceo de 1916 que posteriormente propuso el nombre de Deportivo Ñublense.

Tras visitar la tumba de Roberto Cortázar, otrora jugador y dirigente en la época amateur del club, los hinchas entonaron el himno antiguo y el actual de Ñublense a los pies de la tumba del recordado ex DT del Rojo, Nelson Oyarzún.

Comentarios