Justicia y las policías esperan más dotación y modernos edificios

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 12:30 AM 2017-08-20

"La meta es que Carabineros, la PDI y el Poder Judicial renueven sus infraestructuras”

Felipe Harboe
Senador por Ñuble

"Habrá cambios, eso no se duda, pero se verán en a lo menos un año más”

Erick Flores
Prefecto de Carabineros Ñuble

"La creación de la Región de Ñuble impacta positivamente a la Defensoría Penal Pública”

Osvaldo Pizarro
Defensor Regional del Bío Bío

Para una región que se acerca a los 500 mil habitantes y con extensos 13.178,5 km², la de Ñuble no ha exhibido históricamente cifras rojas en cuanto a delincuencia, salvo el aumento estacionario acreditado por el Ministerio del Interior el jueves pasado.

Tampoco hay mayores quejas por las demoras de tramitaciones legales y, por primera vez en 10 años, las cifras de accidentes de tránsito con resultado de muerte han ido a la baja.

Si bien mejorar estas cifras es tarea obligatoria de cada uno de los ñublensinos, para nadie es secreto que en esta materia Carabineros, la PDI, el Ministerio Público, la Defensoría Penal Pública y cada uno de los tribunales, juzgados y la Corte de Apelaciones tienen la palabra antes que ningún otro actor.

Firmado el ansiado decreto presidencial que convierte a Ñuble en región, ayer en la Casa del Deporte por la Presidenta Michelle Bachelet, cada uno de los directores nacionales, jueces y ministros respectivos comenzarán a trazar líneas para potenciar estas entidades, traduciendo  para ellos la ley en más personal, mayor planta funcionaria, edificios nuevos, jefaturas e incluso unidades donde no las había, por lo que por lógica simple y amén del posible crecimiento de la población ñublensina por lo atractivo de ser región, se prevé un positivo panorama en materia de justicia y seguridad pública.

Si bien estos cambios se harán claros y visibles dentro de a lo menos ocho meses de firmado el decreto, ya algunas tramitaciones comenzaron a gestarse, tanto a nivel parlamentario, ministeriales y en las direcciones nacionales de las instituciones de Orden y Seguridad.

Ya, como primer paso, el senador Felipe Harboe (PPD) pidió el pasado viernes de manera formal que se aumente la dotación de Carabineros, solicitud efectuada al subsecretario de Prevención del Delito, Héctor Carreño, quien visitó la zona en el marco de diversas campañas para evitar robos y clonaciones de tarjetas de crédito.

“Lo que busca este proyecto es además aumentar de categoría las unidades existentes en Ñuble, es decir que los retenes pasen a ser tenencias; las tenencias se transformarán en subcomisarías; y las subcomisarías en comisarías”, explicó el parlamentario a LA DISCUSIÓN.

A la vista están, además, un nuevo edificio para el Poder Judicial, una nueva central de la Policía de Investigaciones en la que se instale la nueva jefatura; un céntrico edificio para la 16ª Zona de Carabineros (independiente de la Prefectura Ñuble), prefecturas en Bulnes, San Carlos y Quirihue, más fiscales, una mayor planta de Defensores Públicos y, si se atienden a las peticiones de los parlamentarios de la zona, una nueva sala para la Corte de Apelaciones de Chillán.

Carabineros busca edificio

Carabineros, como institución, fue una de las primeras que se adelantó a la inminente firma presidencial que decretaba la creación de la Región de Ñuble.

El coronel y prefecto, Erick Flores, tras aclarar que no habrá mayores modificaciones estructurales ni de personal hasta al menos un año, aproximadamente, sí reveló que “se nos pidió hace un tiempo que empezáramos a buscar un edificio para que se establezca la jefatura de la nueva Zona de Carabineros”.

La principal autoridad de la policía uniformada en Ñuble detalló que “se nos pidió encontrar un edificio moderno, cómodo para los funcionarios y para el público en general, pero que por sobre todo, estuviera lo más central posible, ojalá en el corazón de Chillán, la capital regional”.

Independiente de la solicitud de aumento de la dotación policial hecha por el senador Harboe, el prefecto aclara que esto es materia exclusiva del poder central, sin perjuicio de que “se deban crear nuevas unidades más allá de la jefatura, que conlleva más que nada un aumento de personal administrativo”.

Entre estas estarían la creación del OS9 (Departamento de Investigación Criminal), un Servicio de Encargo y Búsqueda de Vehículos (SEBV), un Grupo de Operaciones Especiales (GOPE), un laboratorio (Labocar) y una unidad aeropolicial.

La creación de la 16ª Zona de Carabineros en Ñuble requiere la llegada de un jefe de zona, quien por fuerza es un funcionario con grado de general, además de la llegada de un comandante o un coronel para las nuevas prefecturas de Bulnes, Quirihue y San Carlos.

En relación a la cantidad de personal que potenciaría cada unidad, el senador Harboe aclaró que el llamado Plan de Despliegue Operativo de Cuarteles, con que cuenta la institución, se formula en indicadores específicos de cada comuna, “entre los que se cuentan factores como la población, el número de denuncias o las incivilidades detectadas”.

A esa razón, no sería de extrañar que San Carlos corra con ventaja por sobre Bulnes y Quirihue.

La Nueva Región Policial

En la PDI el futuro es más teórico que concreto. 

Si bien en la prefectura local saben que habrá cambios lógicos, a la vez confirman que oficialmente no hay procesos en marcha, porque se esperaba la oficialización del decreto que, creando la nueva Región de Ñuble, automáticamente crea una nueva “Región Policial” para la Policía de Investigaciones. Obviamente, la Región Policial XVI.

De todas formas, el prefecto (s) de Ñuble, subprefecto José Luis Gallegos adelanta que “al nombrarse además nuevas capitales provinciales resulta evidente que la institución debería crear nuevas unidades en las capitales provinciales, siendo para nosotros la más necesaria la de Quirihue, porque ese es el sector más lejano para nuestro actual cuartel central. Si se crean o no nuevas prefecturas, eso ya será materia de la Dirección Nacional”.

Al tratar de adelantarse a la ubicación de las nuevas unidades, es imposible no pensar en las avanzadas que la policía civil realiza cada verano en Quillón.

Sin embargo, es el propio subprefecto Gallegos quien aclara que “de crearse una prefectura o un cuartel central en Bulnes, toda esa zona, incluyendo a Quillón, quedaría cubierta, lo que no significa de ninguna manera que se suspendan las avanzadas al balneario, teniendo en cuenta que se trata de un destino veraniego de gran concurrencia”.

Siempre en lo teórico, en la PDI anticipan que de crearse nuevas brigadas en Chillán, una de las más seguras sería la Brigada del Cibercrimen, especialidad que por mientras está acaparando la Brigada de Delitos Económicos.

Para la llegada del nuevo jefe regional, quien ostentará el grado de prefecto o de prefecto inspector, se espera una infraestructura nueva como ideal.

Si bien la idea de construir una estructura de primer orden está siendo gestionada a nivel parlamentario con fondos de diversas plataformas, en la PDI ya se ha dado instrucción de acondicionar el edificio de la prefectura, ubicada en Vega de Saldías, para lo que se esperan fondos del Gobierno Regional.

Ante este escenario, Harboe aclara que “desde hace años estamos intentando conseguir recursos para construir un cuartel moderno y de primera línea para la PDI. Hace unas semanas conversé con el director general, Héctor Espinoza, para evaluar el levantamiento de este proyecto y al menos puedo decir que hay dos terrenos en vista, terrenos que permitirán construir no solo la construcción del nuevo edificio, sino que añadirle un conjunto de espacios necesarios para su funcionamiento”.

Fiscalía y Defensoría

A diferencia de todas las otras instituciones, el Ministerio Público y las instituciones del Poder Judicial son las únicas que requieren de un decreto para ser modificadas o aumentadas, razón por la que ambas estaban contempladas en el proyecto presentado en el Parlamento.

Así, la firma presidencial decretó la creación de 36 nuevos cargos para la Fiscalía Regional de Ñuble, incluyendo el de un fiscal regional y dos fiscales adjuntos, cargos cuyo nombramiento será el paso final a un proceso que se inicia con los llamados a concurso respectivos y en los que no necesariamente los actuales fiscales de Ñuble corren con ventaja.

Se nombra además un director ejecutivo regional, seis nuevos jefes de unidad, 10 profesionales de diferentes áreas, cinco técnicos, ocho personas para cargos administrativos y tres para funciones del grado de auxiliares.

Claro está que todo esto comenzará una vez que el decreto sea enviado por el Ministerio de Hacienda y suscrito por los ministerios de Justicia y Derechos Humanos.

Dentro de las unidades que se potenciarían a nivel investigativo está la Unidad de Análisis Criminal, que hoy en Ñuble tiene a la cabeza a la fiscal Paulina Valdebenito.

En cuanto a la Defensoría Penal Pública, también se espera un crecimiento con el nombramiento de nuevo personal de planta y escalafones de personal directivo.

Osvaldo Pizarro, actual defensor regional del Bío Bío explicó que “mientras ello no ocurra, es decir mientras no se provean los cargos respectivos que sean necesarios, la misma ley que crea la Región de Ñuble establece que las autoridades regionales del Bío Bío continuarán cumpliendo sus funciones y ejercerán todas las atribuciones en ambas regiones”.

Comentarios