Capital humano “calificado” para la administración pública

Por: La Discusión 01:20 AM 2017-08-20

La creación de la Región del Ñuble plantea el desafío de generar el capital humano necesario que sustente la instalación de la nueva administración pública, además de ser el soporte para el plan de desarrollo del naciente territorio. 

El INE cuantifica que en las 21 comunas ñublensinas viven cerca de 500 mil personas (casi cinco veces los habitantes Aysén). 

“Esa es una buena materia prima y un buen punto de partida para la construcción de capital humano. Se necesita un plan de desarrollo que apunte a que los profesionales decidan quedarse en la zona, y no emigrar a otros polos de desarrollo. En esta lógica, a la Región del Ñuble aún le falta la construcción de mayores espacios de formación académica universitaria y técnica, para que les sea más fácil la construcción de capital humano”, comenta ucas Serrano, director del Observatorio de Políticas Regionales, Observa Bío Bío. 

Jeanne Simon, cientista política de la Universidad de Concepción (UdeC) estima que en Ñuble existe el capital humano para ser Región y que además la creación de ésta “atraerá capital humano para responder a las necesidades. Habrá también funcionarios del Gobierno Regional del Bío Bío que tendrán que trasladarse al nuevo Gobierno Regional de Ñuble. Será un proceso de rodaje”, puntualiza. 

“Con un buen proyecto que interpele y cautive a todos los actores de ese territorio, es posible generar una energía que atraiga inversiones del nivel central del país e incluso desde el exterior. No me cabe duda que organismos internacionales estarían dispuestos a financiar iniciativas que desarrollen las capacidades locales, si ven que en Ñuble hay una convicción por no hacer más de lo mismo”, planteó a LA DISCUSIÓN el ex rector de la Universidad de La Frontera, Heinrich von Baer, quien fue vicepresidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización y Desarrollo Regional. 

El académico aclara que el concepto es “calificado”, pues permite abarcar desde técnicos, profesionales, hasta posgraduados, de modo de ser coherentes con las necesidades de cada territorio. “Cada comuna tendrá que hacer una identificación de sus brechas. En zonas rurales a lo mejor necesitan técnicos y profesionales. En Chillán es probable que haga falta más posgraduados. Ese levantamiento de información sobre las necesidades de capital humano es muy relevante”, concluye Von Baer.

Comentarios