Fracaso rotundo

Por: Rodrigo Oses 2016-04-11
Rodrigo Oses

Ñublense se despidió de toda opción de clasificar a la liguilla tras caer ayer ante Rangers en Talca por 1-0, confirmando su decepcionante caída libre en la segunda rueda del torneo oficial de la Primera B.

¿Por qué los “diablos rojos” se transformaron en uno de los elencos que decepcionaron en el campeonato 2015-2016?

Primero, porque varios jugadores protagonizaron rendimientos individuales muy por debajo de lo esperado, ya que llegaron con escasa continuidad y ritmo de competencia. Otros sufrieron con las lesiones y un grupo no gravitó, simplemente, por una cuestión de calidad.

Segundo, porque el técnico Fernando Díaz se equivocó al apostar por varios jugadores con pasado en Primera y nula experiencia en la categoría. A la postre, nunca sintonizaron con la dinámica, velocidad y agresividad de este campeonato, jugando sin chispa, evidenciado un pobre nivel físico y sufriendo con la falta de espacios. Faltó la siempre vital mixtura entre los “experimentados” y los jóvenes que saben lo que es jugar en la B. ¿Ejemplo? Deportes Temuco. La ausencia de especialistas y variantes de peso en puestos claves también fue pecado mortal. El “Nano”, asumiendo que el presupuesto que quedaba para contratar nuevos jugadores era “acotado”, ya que los sueldos de los jugadores que venían de 1ª (Varas, Lanzini y Rojas) eran altos para la B, invirtió en una columna con “nombres” caros que lo defraudaron. Algunos hasta llegaron con notorio sobrepeso. Cuando quiso echar mano a la banca, comprobó que no tenía un plantel pues los principales dineros habían sido invertidos en una base que se derrumbó como un castillo de naipes. A estos pecados, súmele la ausencia en la dirección del club de Patrick Kiblisky, la falta de recursos para concentrar o para que el plantel almorzara junto antes de partidos claves. ¿Así cómo se incentivaba la cohesión del grupo? Por eso este camarín estuvo siempre dividido con muchos subgrupos. La falta de “feeling” y poco trabajo en conjunto entre el cuerpo técnico y la gerencia deportiva y los recortes en varios aspectos que permiten la estabilidad de un proyecto deportivo, terminaron por llevar este proceso a un completo fracaso. 

Comentarios