Senado aprueba mayores atribuciones a la DGA

Por: Roberto Fernández Fotografía: Senado 09:00 AM 2017-08-17

La sala del Senado, sin votos en contra, aprobó en particular el proyecto de ley Boletín 8149-09 que modifica el Código de Aguas en materia de información, fiscalización y sanciones, reforzando las atribuciones de la Dirección General de Aguas (DGA).

La iniciativa tiene por objeto adecuar las instancias institucionales y normativas que regulan el uso del agua, para garantizar la seguridad hídrica y aplicar una efectiva administración integrada de este recurso, que permita una gestión eficiente, eficaz, sustentable y participativa del recurso, indicó el MOP.

“Hoy hemos dado un paso muy significativo para cuidar las aguas de nuestro país, el Senado ha aprobado lo que hemos impulsado como Gobierno, un proyecto que exige mayor información para saber cuánta agua tenemos en cada una de las cuencas, da herramientas para la fiscalización, de manera de estar atentos a robos de agua u otras infracciones, aumenta las multas, de manera que quien cometa una infracción le duela, y de la misma forma, da un conjunto de instrumentos para mejorar la calidad”, señaló el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga.

El Ejecutivo ingresó en 2016 indicaciones al proyecto sobre fiscalización y sanciones, aprobándose en general en la Comisión de Recursos Hídricos y luego, en enero pasado, por la sala del Senado. Después, entre marzo y julio, las comisiones de Recursos Hídricos y de Hacienda, respectivamente, despacharon las indicaciones presentadas por el Ejecutivo y parlamentarios, concluyendo ayer el trámite con la votación en sala, para regresar dicho proyecto a la Cámara para su aprobación o, eventualmente, para discutirse en Comisión Mixta.

El director general de Aguas, Carlos Estévez, valoró la disposición de los parlamentarios por sacar adelante estas medidas que, incluso, recomendó la OCDE, a fin de hacerse cargo de las extracciones ilegales y el daño a la calidad de las aguas.

“Esta reforma entrega facultades para una buena fiscalización, se establecen sanciones efectivas, reales y disuasivas para quienes infrinjan la ley y se otorga, por primera vez atribuciones y funciones a la DGA en materia de calidad de aguas, sin perjuicio que  esto es algo que veníamos realizando desde hace años, lo que se corrige con este proyecto de ley”, destacó Estévez.

La otra reforma
En tanto, la otra reforma, (Boletín 7543-12) que apunta a equilibrar el derecho humano de acceso al agua potable y saneamiento con la preservación ecosistémica y el uso productivo, será vista en la Comisión de Agricultura, luego que el 9 de agosto la Comisión Especial de Recursos Hídricos del Senado terminó de votar las indicaciones entradas por el Ejecutivo.

Este proyecto ha sido el más controversial, pues los regantes rechazan el cambio del carácter perpetuo de los derechos por uno temporal.
La comisión acordó por unanimidad que los derechos vigentes mantendrán su carácter de indefinidos en el tiempo, agregándose, con cuatro votos a favor y uno en contra, que los “dueños o titulares de dichos derechos quedarán sujetos a todas las demás disposiciones del Código de Aguas”.

“Un gran avance”
El senador Felipe Harboe sostuvo que “se trata de un gran avance. Es la primera reforma institucional para enfrentar el cambio climático, se necesitaba”, aunque planteó que “pudo haber sido más ambiciosa, dándole más recursos a la DGA para contar con más funcionarios y más especialización”.

Consultado sobre la inquietud de los agricultores por la facultad que tendrá la DGA para caducar derechos, el parlamentario comentó que si bien eso se discutirá con el otro proyecto, planteó que es una herramienta necesaria para desincentivar la especulación.

Expresó que con ello se quiere velar por el correcto uso del agua, donde el Estado tendrá más facultades para intervenir en situaciones como la que se genera con la Laguna del Laja. Planteó que los usuarios de agua no deben estar preocupados, “los que sí se tienen que preocupar son aquellos que no están haciendo un correcto uso del agua o bien no la están usando, porque uno de los objetivos de este proyecto es desincentivar la especulación y lograr un uso eficiente del recurso”.

Comentarios