El arte de defender es el sello del Ñublense de Emiliano Astorga

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Fernando Villa 2017-08-15

El domingo la defensa de Ñublense y el portero Sebastián Contreras cumplieron un sólido cometido.

El próximo sábado a las 19.00 horas, los “diablos rojos” visitan a Coquimbo Unido.

“Para mí un equipo tiene que mantener un equilibrio en la cancha, y si marca un gol, debe saber mantener esa diferencia hasta el final del partido, independiente de que te quedes con 10. Si tú haces bien los movimientos y tapas bien, es difícil que te puedan entrar”.

La reflexión del técnico de Ñublense, Emiliano Astorga, tras el sufrido triunfo por 1-0 sobre Rangers, proyecta el sello táctico de los elencos del otrora zaguero.

En ellos defender es un arte y se hace con aplicación absoluta. Ñublense lo demostró el domingo, cuando tras quedar con 10 hombres por expulsión de Eduardo Vilches, supo rearmarse en defensa.

Precisamente, a pesar de las críticas por la escasa producción en ataque, Ñublense luce por contrapartida una sólida organización defensiva. Al cabo de las tres primeras fechas mantiene su valla invicta.

“Hace tres partidos que no nos marcan, y eso es destacable. Cuando uno gana, nadie se acuerda como lo logró, solo del triunfo. Sin duda que lo mejor fue la organización defensiva, lo que es valorable, pero a veces queda ese gusto amargo para la gente, que se juega un poco feo y de local quizás no podemos jugar así. Pero los campeonatos y los partidos se ganan así para estar arriba, partidos así hay que cerrarlos y punto”, analiza el capitán José Antonio Rojas, pilar de la defensa y autor del gol del triunfo sobre Rangers.

“Trabajamos siempre para eso. Partimos desde la base que tenemos que defender bien,  para tener un buen ataque, así que creo que en estos tres partidos se ha visto que el equipo defensivamente ha trabajado bien. Acá todos defienden y todos atacan, estamos contentos con el trabajo defensivo que estamos haciendo, pero hay que trabajar mucho más”, reflexiona el zaguero Emiliano Pedreira.

El portero Sebastián Contreras, figura de Ñublense el domingo, es pragmático. “Cuando nos expulsan un jugador y con una cancha en mal estado, creo que hay que saber defender el resultado como lo hicimos y después saber resolver en la parte ofensiva”, explica.

A Paulo Olivares no le sorprende la sólida faena en defensa que muestra el equipo. “El trabajo defensivo lo veníamos mostrando desde las fechas anteriores, ahora se nota un poco más porque se ganó y antes se hablaba más de la falta de gol. Esto es un golpe anímico y nos sirve para proyectar el partido con Coquimbo, rival con el que no podemos cometer errores como fue la expulsión, porque con un jugador menos se hace difícil”, advierte.

Hasta el volante creativo, Matías Arrúa, enfatiza en la especialidad de casa: la organización defensiva. “Seguimos con la valla invicta y si hacemos un gol casi siempre vamos a obtener triunfos. Ganar siempre es bueno, a veces es preferible ganar y no jugar tan bien, que jugar bien y no conseguir el resultado”, remarca.

Los “diablos rojos” suman 270 minutos sin recibir goles y están invictos. El equipo de Emiliano Astorga es el único de la Primera B que luce su valla invicta.

Lo sigue Santiago Morning, que ha recibido un gol en contra, y los elencos de Copiapó, Coquimbo Unido y Unión La Calera.

 

Comentarios