Cuestionan “voluntariado” para apoyar eventos municipales

Por: Camilo Díaz Fotografía: Victor Orellana 10:55 PM 2016-04-09

Fuegos artificiales en Año Nuevo, Día del Niño, Fiesta de la Vendimia y de la Longaniza, entre otros eventos masivos organizados por la Municipalidad de Chillán, son eventos  requieren de una gran mano de obra antes, durante y después de los mismos.

¿De dónde sale toda la gente necesaria para organizarlos? A través de redes sociales y denuncias llegadas a LA DISCUSIÓN, funcionarios municipales que pidieron resguardar su identidad manifestaron su disconformidad con  convocatorias de carácter voluntaria, donde sostienen, deben decir que sí porque sería “mal visto” negarse.  Y la molestia apunta fundamentalmente a que la labor que se les pide nada tiene que ver con lo que hacen en el municipio. Por ejemplo, profesionales que trabajaron de “valla humana” en los números artísticos de la pasada Fiesta de la Vendimia.

Lo cierto es que pese a la molestia existente entre algunos funcionarios, esta no se ha manifestado por los conductos oficiales. El presidente de la Asociación de Funcionarios Municipales a Contrata, Víctor Fernández, es enfático en asegurar que en lo que respecta a la asociación que él encabeza, no hay reclamo alguno presentado.

“Nosotros en lo formal como asociación no hemos recibido ningún tipo de reclamo respecto que algún funcionario socio nuestro se queje sobre lo indicado”, sostuvo Fernández, quien planteó que incluso “entiendo que hay gente que se ofrece para participar en dichas actividades”.

Según Soraya Martínez, quien preside la Asociación de Funcionarios Municipales de Planta, es entendible que nadie presente quejas frente a convocatorias de “voluntariado”. Sin embargo admite que hay trabajadores municipales que no se sienten a gusto diciendo que sí a participar en festejos municipales alejados de sus esferas de acción.

“En periodo eleccionario y ante una relación contractual desigual, como es la situación de honorarios, nadie va a presentar quejas. No es que no existan. Existen, de hecho a nosotros como dirigentes siempre nos llegan, pero casi encubiertas, porque nadie se atreve a decirle a la autoridad que es algo que no está en su contrato”, explayó.

Soraya Martínez reconoce que se tratada de peticiones voluntarias, y que nadie está obligado a ir. No obstante admite que es evidente que el oponerse a participar sería “mal visto”, ya sea por la Dirección de Protocolo, entidad que se encarga de reclutar a los trabajadores, o por quien lidere la oficina o área municipal que organice el evento.

Martínez hace hincapié en que la gente que cuenta con contratos a honorarios “son los más sacrificados en estos temas creo yo, lo que es bueno y malo. Malo pues si sucede algún accidente o imprevisto no tienen ningún tipo de protección, pero efectivamente es voluntario entre comillas”.

Además agrega que quienes  están contratados a honorarios, si se niegan piensan que ello puede tener algún tipo de repercusión en su relación contractual. “Esto porque sus contratos no poseen inicio ni término”, especifica.

“Siempre se piden listados de personas que van a participar. Estando en el listado, hay un instrumento que se puede utilizar a favor o en contra del funcionario”, finaliza Martínez, quien aclara que es una potestad del empleador en todas partes. En el caso de los funcionarios de planta, agrega,  también hay quienes voluntariamente acceden a apoyar a la autoridad en esto, sobre todo quienes “quieren estar al lado de la autoridad, como el caso de Víctor Fernández, que se ha vuelto un colaborador permanente”.

Voluntariedad
Según el alcalde Sergio Zarzar, la petición de ayuda para apoyar eventos municipales se concentra en la Dirección de Desarrollo Comunitario.  “Hay muchos funcionarios con espíritu de colaboración, sin que se haga algún tipo de exigencia, porque no corresponde”, explicó el jefe comunal.

La directora de la repartición,  Carolina Véjar, explicó que la unidad posee cerca de 200 funcionarios, de los cuales, 187 son contratados vía honorarios.

Comentarios