SEA baja proyecto de relleno en Chillán Viejo

Por: Roberto Fernández Fotografía: Victor Orellana 2017-08-12

El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) resolvió no admitir a tramitación el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presentado por la empresa Inversiones y Servicios Inser S.A. el 3 de agosto para la construcción del relleno sanitario “Centro de manejo ambiental Ñuble Sustentable” en el sector Quilmo, en Chillán Viejo.

El relleno se proyecta emplazar 1,5 kilómetros al sur-poniente del cruce camino a Yungay con variante Cruz Parada, donde operó hasta 2002 el relleno de Enasa; y a poca distancia del relleno Ecobío (de Southern Cross), que recibe los desechos de la intercomuna.

Según el EIA, el relleno estará habilitado para la disposición de 7.565 toneladas mensuales de residuos sólidos domiciliarios y asimilables, precisando que prestará sus servicios a las comunas de Chillán, Chillán Viejo y Cauquenes.

Observaciones de forma
Según precisó el SEA en su resolución fechada el 9 de agosto, el EIA no cumple con algunos requisitos formales, como el tamaño y redacción del resumen (“excede las 30 páginas” y “no se encuentra redactado de manera comprensible para personas no expertas en materias técnicas”). 

También señala que no se presentan los planes de contingencia y planes de emergencia por separado, como lo establece el reglamento del SEA; y que no se presenta un plan de emergencia asociado a la planta de lixiviados, de la manera como lo exige el mencionado reglamento.

Además, respecto del permiso para la caza de ejemplares de especies protegidas para fines de investigación, el SEA sostiene que el EIA no presenta un cronograma de actividades.

Si bien no fue posible obtener una versión de la empresa, trascendió que esta trabajará en la observaciones para reingresar el estudio a fines de agosto.

Quinto intento
De esta manera, la empresa ve frustrado por quinta vez su intento por obtener la aprobación ambiental del proyecto.

Inser, ligada a Dimensión S.A., cuyo representante legal es Giorgio Benucci, presentó el primer EIA el 19 de enero 2011, pero no fue admitido a tramitación. Luego, el 9 de mayo de 2011 lo ingresó nuevamente, pero tuvo que retirarlo al cabo de pocos días. Posteriormente, el 9 de junio del mismo año, ingresó por tercera vez el EIA, no obstante, las numerosas observaciones de los servicios públicos fueron determinantes en la decisión de la firma de desistir.

El 3 de diciembre de 2015, ingresó el EIA por cuarta vez, pero el SEA puso término anticipado a la evaluación el 4 de marzo de 2016, debido a que el proyecto no cumplía con requerimientos mínimos para evaluar riesgos a la salud de la población.

“Proyecto maquillado”
En opinión de Ulises Lari, quien encabeza el Comité ambiental Chillán Viejo, el EIA “es básicamente el mismo que se presentó anteriormente, solo que ahora está maquillado, al incorporar una pequeña planta de reciclaje, que será para la foto, porque en Chile no tenemos programas de separación de basura en origen”.

Adelantó que la organización reitera su rechazo al proyecto e instó a la empresa a hacerse cargo del plan de cierre del ex vertedero Enasa. “Son los mismos dueños, y en estos 15 años que han pasado desde que lo clausuraron y sigue contaminando, ellos no han asumido su responsabilidad, y ahora en el EIA dicen que se harán cargo, es decir, ellos están reconociendo”, sentenció el dirigente.

Comentarios