La falta de gol le sigue penando a los “diablos rojos”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2017-08-05

360 minutos, cuatro partidos oficiales (incluyendo los dos de Copa Chile), suma Ñublense sin convertir un gol.

La falta de contundencia sigue penándole al cuadro de Emiliano Astorga, que ayer solo rescató un empate 0-0 frente a Magallanes en el estadio de San Bernardo, escribiendo un arranque de torneo más pobre que el que protagonizó Pablo Abraham, quien tras dos fechas jugadas en la Primera B sumaba 4 puntos. El actual Ñublense no sabe de victorias tras dos pobres empates sin anotar.

No es el único inconveniente que sufre el cuadro chillanejo. Las lesiones también han mermado el nivel de juego del conjunto de la próxima Región de Ñuble.

Cuatro bajas para el duelo de ayer terminaron por hacer tambalear el funcionamiento del equipo, que debió cambiar su esquema a un 4-4-2 para enfrentar este nuevo desafío, con dos delanteros, Sebastián Varas y Camilo Ponce, que aún no alcanzan el ritmo de competencia necesario para marcar diferencias.

Partido parejo

A pesar de esto, ambos  tuvieron una ocasión para desnivelar en el primer tiempo, en medio de un encuentro trabado. Sin embargo, Varas no pudo empalmar bien el balón y el remate de Ponce pasó cerca del poste.

A esa falta de tranquilidad para liquidar en el arco rival Ñublense le sumó una cuota importante de falta de claridad en la gestación de fútbol, con José Loncón que no pudo brillar como el habilitador que  los referentes de ataque esperan.

Magallanes, un equipo joven, pero “metedor”, ofreció presión, refriega y lucha. Por eso Ñublense también debió pararse con orden defensivo en el complemento, período en el que vio en peligro su pórtico en dos ocasiones, cuando Sebastián Contreras tuvo que puñetear dos remates que llevaban veneno.

Astorga sustituyó a la desgastada dupla de ataque Varas-Ponce, pero ni Vicente Gatica ni Ignacio Ibáñez lograron romper la paridad.

Luciano Gaete, en tanto, terminó jugando con una contractura que podría dejarlo fuera del próximo partido.

Magallanes, que llegó más que Ñublense en el primer tiempo, tampoco pudo vulnerar el arco de Sebastián Contreras y optó por cuidar el resultado.

En los minutos finales, Luis Flores Abarca sumó sus primeros minutos reemplazando a Loncón, pero su presencia no gravitó en un partido que estaba sentenciado al empate sin goles por la ineficacia de ambos elencos.

Cargando la presión de no poder anotar y cruzando los dedos para la recuperación de sus lesionados, Ñublense palpita ahora el duelo con Rangers en Chillán.

 

Comentarios