Iansa invertirá US$7 millones en la remodelación de la planta Cocharca

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 10:30 PM 2016-04-08

Con el objetivo de hacer más eficiente la producción azucarera y rentabilizar la producción, durante este año la planta de Cocharcas de Iansa, ubicada en San Carlos, permanecerá en una fase de mantenimiento y mejoras técnicas, para lo cual se invertirán US$7 millones, según confirmó este viernes la firma. 

Hace unas semanas, el presidente de Iansa, Joaquín Noguera, había comunicado a los accionistas de la compañía a través la memoria de la empresa que este año cerrará la planta de Curicó, precisando que la de Chillán entrará en remodelación.

Precisamente por ello, en diciembre del año pasado, Iansa comunicó que la planta Cocharcas no recepcionaría remolacha durante 2016 y que la producción se centraría en las instalaciones de Linares y Los Ángeles.

En aquella ocasión, el gerente general de la compañía, José Luis Irarrázaval, adelantó que en Cocharcas se realizarían algunas mejoras, tal como se hizo en Los Ángeles, y que según manifestó, han dado buenos resultados.

“En esta zona hemos invertido en los últimos 6 años, 55 millones de dólares, eso es, campos, fábricas, la refinería y sistemas de cristalización de azúcar, hay temas que son para negocios complementarios de la azúcar, hay temas que son para la producción de la remolacha. Una de las cosas que también estamos haciendo importante en esta fábrica, y que lo hicimos en Los Ángeles, es incorporar sistemas de control de emisiones, que nos va permitir cumplir con las normas más exigentes que hay en el país”, comentó el ejecutivo.

Debido a que el complejo de Iansa en Cocharcas es el principal del país, con una capacidad de refinación superior a las 200 mil toneladas de azúcar al año, el ejecutivo aseguró que no se dejará de lado la fábrica local, y que incluso, la empresa en al actualidad invierte con mayor fuerza para poder procesar remolacha a contar de 2017.

“Tenemos fundamentalmente el negocio azucarero, pero también tenemos el negocio animal y de mascotas, donde ya hemos invertido bastante y hoy estamos terminando las inversiones en la planta de mascotas, eso nos va a permitir pensar en una mayor capacidad de producción para satisfacer la demanda. El otro negocio es el de jugos, somos los mayores productores de manzana y de uva, a través de la filial Patagonia, y producimos pasta de tomate en Perú, son negocios que nos interesa potenciar. Estamos invirtiendo más fuerte aún en la fábrica de Chillán para poder procesar remolacha nuevamente a contar de 2017”, afirmó el gerente general de Iansa.

Sin embargo, en diciembre del año pasado, la preocupación de los remolacheros por el cierre temporal de la planta era evidente, porque el argumento que les entregó la empresa era una disminución de las hectáreas contratadas para la presente temporada debido a las precipitaciones registradas en la primavera. De esta forma, de las 16 mil hectáreas contratadas, sólo se podrían concretar efectivamente un 87%.

Conviene precisar que la cosecha de remolacha se realiza entre abril y diciembre, y que este año, los productores de Ñuble deberán entregar su producción tanto en Linares como en Los Ángeles.

Además, el negocio azucarero viene enfrentando los precios más bajos de los últimos seis años, por lo que la empresa ha estado buscando mejorar la eficiencia del negocio.

Eficiencia
De acuerdo a lo explicado esta semana por Irarrázaval, tras la junta de accionistas de la empresa, lo más importante “es ser eficientes”, considerando la mejora en la conversión de azúcar y la disminución de los costos.

“Por eso aprovechamos de detener temporalmente la planta de Chillán, hacer algunos cambios y en 2017 procesar más remolacha de forma más eficiente y también más amigable con el medio ambiente”, explicó y añadió que esto les ayudará a ser más competitivos para reducir el gasto fijo, consignó Diario Financiero.

Eso sí, el gerente dejó en claro que “reducción de gastos no significa echar gente”. Actualmente Iansa cuenta con 2.647 trabajadores.

Cabe mencionar que al cierre de 2015 Iansa reportó una utilidad de US$4 millones, es decir, una caída de 67,5% frente a los US$12,3 millones que ganó en 2014.

Este retroceso se explicó principalmente, por una caída en los márgenes de operación en los segmentos de azúcar y coproductos, así como gestión agrícola, detalló la empresa en su análisis razonado.

Sus ingresos, en tanto disminuyeron 10% y alcanzaron los US$537,6 millones.

Este viernes, en tanto, el ejecutivo reafirmó a LA DISCUSIÓN dicho compromiso con la eficiencia y el aumento de la capacidad de procesamiento de la planta ubicada en San Carlos.

“Estas modificaciones nos permitirán, por una parte, trasladar la central de envasados a Chillán y además, absorber las labores que hasta hoy cumplía la planta de Curicó. A su vez, dentro del proceso de modernización del centro productivo de Chillán, está la incorporación de un moderno sistema de control de emisiones de material particulado, que le permitirá a Iansa contar con una producción más sustentable y así cumplir con las normas ambientales más exigentes imperantes en el país”, explicó Irarrázaval.

El ejecutivo subrayó que “Cocharcas es el centro productivo más importante de Iansa en el país, un verdadero polo industrial de dulzura. Además de la planta productora de azúcar, en él se encuentran las instalaciones de los endulzantes no calóricos Iansa Cero K y la refinería inaugurada en noviembre de 2012”.

Como se recordará, se incorporaron nuevos equipos para refinar azúcar cruda de caña, importada de Brasil, Guatemala y El Salvador, que opera entre mediados de octubre y marzo, es decir, en contratemporada respecto de la remolacha.

Asimismo, planteó que “esperamos que en el segundo semestre de 2016 esté operativa nuestra central de envasado en este lugar”.
curicó

Respecto del cierre de la planta de Curicó, comentó que “se debe a que, desde hace al menos 5 años, en esta zona del país se empezó a dejar progresivamente de sembrar remolacha. Hoy es una región eminentemente frutícola y vitivinícola, por lo que no esperamos que la remolacha vuelva a la zona, ya que no hay tierras disponibles”.

Comentarios