Deportes Quillón se queda sin cuerpo técnico y nueve jugadores

Por: Camilo Díaz Fotografía: Facebook 09:25 PM 2017-08-02

Cuatro partidos le restan por jugar a Deportes Quillón en la fase regular de la 3ª B.

“Es parte del fútbol, después viene la forma de cómo lo hacen”
Edgardo Abdala

Un verdadero terremoto sacudió el lunes al equipo del Valle del Sol, Deportes Quillón, que milita desde este año en la Tercera División B del fútbol chileno.

El elenco quillonino, del cual es dueño Óscar Roa, y que dirige Maikel Ortega, decidió desvincular al cuerpo técnico y a 11 jugadores del plantel, tras la magra campaña deportiva que los tiene en el antepenúltimo puesto del grupo Zona Sur de la categoría.

El equipo suma un total de 13 puntos en 14 partidos jugados, con una diferencia de gol de -2.

Los jugadores marginados son Pablo Aguilera, Francisco Arriagada, Eelco Navarro, Felipe González, Roberto Calderón, Pablo Riquelme, Jaime Orellana, Matías Bustamante y Matías Mora.

“Es parte del fútbol, después viene la forma de cómo lo hacen. Se hicieron reuniones donde se conversó que se iba a terminar hasta fin de campeonato y aparecen tres días después diciendo lo contrario. Te da para pensar que son personas poco serias, y como es una persona la que toma las decisiones, y es dueño del club, lo hace así”, explicó el otrora goleador de Ñublense, Edgardo Abdala.

El “Turco” además profundizó que lo sucedido es resultado de lo que ocurre a nivel dirigencial. “Es gente que no es futbolizada y quiere asumir cosas y responsabilidades que no saben”.

Por su parte Alfredo Bravo, quien era preparador de arqueros y coordinador del club, renunció al equipo, en señal de apoyo a los marginados abruptamente por Deportes Quillón.

“Los muchachos están todos sentidos con él (Óscar Roa), porque puso su palabra delante de 25 personas, más el cuerpo técnico, pues en Tercera B no hay contratos. Decidió cortar a toda la gente. A mí no me echó, pero apoyé la causa y decidí renunciar”, comentó el ex arquero de Ñublense.

En el caso de Abdala, quien reitera trató de profesionalizar el equipo quillonino, verá nuevas opciones, trabajando en un proyecto de Tercera División en Cabrero “y algunas opciones con equipos de la división y una más arriba, pero nada claro todavía”, comentó.

Bravo retomará los trabajos con su escuela de fútbol Doña Francisca, la de U. de Chile, y en una escuela de fútbol de adultos junto a Marcos Sepúlveda.

Si bien no hubo intención de referirse a la delicada situación a nivel dirigencial, todo apunta a que no habrán más despidos dentro del plantel, el cual terminará su participación en el campeonato con 14 jugadores.

Comentarios