Libro rescata el patrimonio histórico de Cucha-Cucha

Por: Carla Aliaga Fotografía: Gentileza Marcial Pedrero 09:25 PM 2017-08-01

El autor aseguró que este es el puntapié inicial de otras investigaciones.

Cucha- Cucha

Es un sector que corresponde a la comuna de Portezuelo. Su nombre se debe a los cerros y del mapudungún, aludiendo al arbusto cuchra. 

“Quien visita la localidad de Cucha-Cucha, indiscutiblemente se adentra en territorio muy especial, alejado de las grandes urbes de la región, escondido en un valle dotado de un suelo edafológico, de gran riqueza productiva, centenariamente destinado al cultivo de frutales y en especial de viñedos, cuyo eje geográfico es la cuenca del río Itata”.

Con esas palabras Marcial Pedrero describe parte de la inspiración que tuvo al redactar el libro “Cucha-Cucha, patrimonio histórico y productivo del Valle del Itata”.

“En este trabajo ciertamente me refiero al Valle del Itata, y en especial, a la historia de la hacienda Cucha-Cucha y su proyección hacia los momentos actuales”, relata Pedreros.

El autor además explica que “esto nació como una reseña que solicitó una empresa acerca del sector de Cucha- Cucha y cuando terminó ese proyecto, me interesó conocer más acerca de esa zona. Además soy un admirador de los jesuitas y dada la cantidad de haciendas que tenían por esa zona, me motivó saber más de ellos y de lo que había allí”, comparte el historiador con LA DISCUSIÓN.

Histórica hacienda
Según el investigador, el texto comienza desde el periodo prehispano, y luego continúa con la llegada de los españoles y la vida de la época colonial, para hacer un contexto al lector. Luego habla de la administración de la hacienda por parte de los jesuitas.

“En síntesis, Cucha-Cucha, es una de aquellas antiguas haciendas que estuvieron estrechamente relacionadas con los religiosos antes nombrados, con escaramuzas libradas durante los años de la guerra de independencia y revolución de 1891, con los Urrejola, familia de gran connotación política del pasado regional, con la productividad de vinos de notable calidad por parte de Fernando Giner y finalmente hoy a cargo de la planta Celulosa Arauco en Nueva Aldea”, relata la introducción del libro.

“Recurrí principalmente a fuentes bibliográficas, al archivo nacional de los jesuitas, porque necesitaba información anterior al siglo XX”, precisa  Pedreros.
“Panorama natural del Valle del Itata”, “Tiempos prehispánicos”, “Pendones de Castilla en Chile”, “La Compañía de Jesús, labor misional y empresarial”, “Hacienda Cucha-Cucha como escenario bélico” y “Panorama en el siglo XX”, son los capítulos que contempla el ejemplar, cuyo lanzamiento será el 11 de agosto en la Escuela de Cultura Artística Claudio Arrau, gracias al apoyo de la Corporación Cultural Ñuble 21.

Tierras jesuíta
Motivado por el aporte de la Compañía de Jesús, Marcial Pedreros destaca en su obra que “sin menoscabar al resto de las órdenes religiosas, ellos manifestaron excelente preparación académica, trascendiendo su accionar en la incipiente industria local y nacional, además de una brillante capacidad de emprendimiento, manifestado a través del inmenso poder económico que poseyeron a lo largo de toda América hispana, gracias a la eficiente administración de sus numerosas y prósperas propiedades agrícolas, distribuidas a lo largo del reino de Chile”.

Comentarios