El 2027 estaría completado el Plan Maestro de Aguas Lluvias

Por: Jorge Chávez Fotografía: José San Martín 08:50 PM 2017-07-29
Con la promulgación de la Ley 19.525 en octubre de 1997, referente a la obligación del Estado de regular el sistema de evacuación y drenaje de aguas lluvias en ciudades con más de 50 mil habitantes, se buscaba garantizar que en los centros poblados del país existiesen redes primarias que permitieran su fácil escurrimiento y disposición, impidiendo así daños a las personas, viviendas y en general a la infraestructura urbana con inundaciones.
 
Para tales efectos, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) fue mandatado a desarrollar planes maestros en diferentes lugares del territorio nacional, en los cuales se fijaran preliminarmente las especificaciones de cómo se debería abordar la modernización arquitectónica de los conductos.
 
En Chillán, al año siguiente de la entrada en vigencia de la normativa se empezó a realizar los primeros trabajos de elaboración técnica de lo que posteriormente sería el Plan Maestro de Aguas Lluvias local, pero no fue sino hasta el 2008 en que finalmente se definió con el “Estudio de factibilidad y diseño detallado del mejoramiento sistema Canal de la Luz – Chillán”.
 
Son 32,7 kilómetros de canales, colectores, mejoramientos de esteros y obras anexas repartidas en toda la comuna los que se deberán intervenir con el objetivo de recibir las aguas que dejan las intensas precipitaciones que caen en la capital ñublensina especialmente entre los meses de abril y agosto.
 
La idea de la millonaria iniciativa es eliminar el contenido del canal de La Luz desviándolas por las nuevas redes entre los meses mayo y septiembre; en tanto que el resto del año los regantes podrían usar todo el sistema para conducir aguas para regadío, según comenta el encargado local de la iniciativa, Enrique Brevis.
 
La magnitud de la obra hizo que el Estado la dividiera en cuatro etapas independientes en términos de financiamiento y concreción, y casi 20 años después de haber empezado a tomar forma el sistema integrado, el MOP inició los trabajos físicos en el sector céntrico de la ciudad.
 
En ejecución
Un cajón de hormigón subterráneo de aproximadamente dos kilómetros de longitud se vienen construyendo desde marzo pasado, el cual recorrerá la Avenida Ecuador desde O’Higgins hacia el sur y seguirá su camino por la Avenida Brasil hasta llegar al estero Las Toscas, lo cual significará hacer realidad el primer proyecto del Plan Maestro de Aguas Lluvias.
 
Ya en el arroyo mismo, se tiene programado intervenir su cauce al menos 2,6 kilómetros hacia el poniente llegando hasta el estero Las Lechuzas, regularizando su forma y revistiéndose en hormigón para una mejor evacuación de las aguas.
 
El director regional de obras hidráulicas del MOP, Rinaldo Marisio, señaló que siguiendo el cronograma establecido, esta etapa debería finalizar en febrero del 2019, invirtiéndose en él un total de $8.749.207.699. De acuerdo a los cálculos del funcionario de Gobierno, actualmente los trabajos registran un avance del 11,4%.
 
Enrique Brevis, quien cumple el rol de inspector fiscal de las faenas, aclara que con el objetivo de definir cuál era el tramo que debería priorizarse, el plan tuvo que socalizarse durante todo un año.
 
En su momento el equipo técnico liderado por Brevis se reunió con canalistas, Dirección General de Aguas, representantes municipales y regantes, encuentros que permitieron concluir que el espacio Ecuador-Brasil era el indicado para dar marcha con la iniciativa.
 
Respecto al impacto negativo que generaría la intervención de la Avenida Brasil, en donde existen memoriales y especies arbóreas de importancia de conservación, el inspector advierte que se han tomado las previsiones necesarias para mitigar las externalidades negativas.
 
Brevis explica que en su camino por el bandejón central de la importante arteria vial el canal subterráneo, de medida interior calculada en 3.5 mts. x 2.5 mts., desviará su curso entre las calles Bulnes y Constitución, a raíz de que en esas cuadras existen hitos que recuerda a los detenidos desaparecidos en dictadura y una palmera.
 
Por otro lado si bien la iniciativa consideraba la intervención del cruce de las avenidas Brasil y Ecuador, en donde se emplaza la única entrada y salida que tienen los vecinos de Parque Lantaño hacia el centro de la ciudad, actualmente se está estudiando ajustar el diseño para desviar unos metros el encauce y evitar la intersección vial.
 
Planificación futura
En el segundo semestre del próximo año se estaría licitando la segunda etapa del Plan Maestro de Aguas Lluvias, el cual abarcaría la Avenida Sepúlveda Bustos desde Martín Ruiz de Gamboa hasta proximidades de la Ruta 5. Al llegar a la autopista el ducto continuará hacia el sur para conectarse con el estero Las Toscas y, siguiendo su cauce natural, las mejoras se extenderán hasta el encuentro con el río Chillán.
 
De cerrarse con éxito el concurso público en el tiempo estimado, a más tardar en el primer cuatrimestre del 2019 partirían las faenas, las que no deberían extenderse más allá de los dos años.
 
Respecto al monto económico que se deberá invertir en el nuevo tramo, las estimaciones preliminares del Gobierno indican que sería similar a la primera etapa.
En su visita a Chillán a inicios de junio pasado el propio ministro del MOP, Alberto Undurraga, dio por sentado de que en el presupuesto del 2018 se considerarán las platas requeridas. 
 
Definiciones
En la Avenida Ecuador (desde O’Higgins hacia el oriente), partirá el tercer proyecto del Plan Maestro de Aguas Lluvias. El cajón de hormigón seguirá su camino por la Avenida Vicente Méndez, Paul Harris, Andrés Bello y el Camino Vecinal hasta dar alcance al estero Las Toscas, trazado que en rigor sigue la ruta original del canal de La Luz.
 
Este último proyecto, junto a las obras del canal de defensa norte y el sur, los cuales recorren el oriente de la comuna, aún deberán planificarse si es que cada uno de ellos se hacen en una etapa o si todos se concretan en tres.
 
“No serán menos de cuatro, pero bien podrían ser cinco. Lo que si está más o menos calculado es que cada una de ellas tomará dos años en ejecutarse, por lo que todo el plan estaría entre ocho y 10 años”, enfatiza Enrique Brevis y acota que si bien existen asegurados $30 mil millones como bolsa para todo el plan, este financiamiento está  basado en el estudio del 2008, por lo que cree que ahora costarían casi $50 mil millones; es decir, del orden de $10 mil millones por proyecto.
 
A juicio del secretario regional del Ministerio de Obras Públicas, René Carvajal, el Gobierno realizó un gran esfuerzo al lograr parcializar las obras para comenzar a ejecutarlas, lo que permitió obtener en 2015 la aprobación del Ministerio de Desarrollo Social para su ejecución final.

Comentarios