El Teatro de Chillán

Por: La Discusión 12:00 PM 2017-07-28

Hoy se cumple el primer aniversario de funcionamiento del Teatro Municipal de Chillán, y a juzgar por los números entregados por la Corporación Cultural Municipal, organismo a cargo de su administración, hay suficientes razones para celebrar.

Y si bien ya pasó la alegría y satisfacción de poder contar finalmente con un teatro para la ciudad, luego de una espera de siete décadas, ahora es el momento de mirar hacia el futuro y proyectar el rol de este importante centro cultural en el desarrollo de la futura región.

Como capital regional, Chillán debe ser capaz de dar cabida a las distintas expresiones artísticas y culturales que se proponen desde las 21 comunas, así como también, de acercar a sus habitantes a exponentes de distintas latitudes, como efectivamente ha ocurrido durante los últimos 12 meses, en que se estima que unas 120 mil personas han llegado a disfrutar de presentaciones teatrales, musicales y rutinas de humor, entre otras disciplinas.

Los temores que había al comienzo sobre la gestión del teatro y el riesgo de que se convirtiera en un “elefante blanco” se han ido esfumando, para dar paso a una mayor confianza respecto de la participación de la comunidad en su variada oferta que apunta a distintos segmentos.

Lógicamente, el Teatro Municipal tiene desafíos importantes por emprender, pero entre las autoridades existe confianza en que se podrán ir abordando en la medida que las condiciones lo permitan, como por ejemplo, ser capaces de contar con una orquesta permanente o un ballet, una aspiración que puede sonar ambiciosa, pero que no debiese ser inalcanzable para la cuna de artistas de renombre que han llevado el nombre de Chillán por todo el mundo.

¿Qué falta? En primer lugar, los recursos, pero fundamentalmente, el compromiso de las autoridades por seguir potenciando este centro cultural, de manera que su presupuesto sea más bien el reflejo de una planificación de largo plazo y no un ejercicio político de la administración comunal de turno.

En ese sentido, es clave seguir el camino de profesionalización de la gestión del Teatro, que hasta ahora ha dado positivos resultados en cuanto al número de asistentes y a la calidad de los espectáculos que han pasado por su escenario.

En términos de financiamiento, también es importante que la gestión cuente con la flexibilidad necesaria para explorar diferentes mecanismos, tanto públicos como privados, de manera de lograr un justo equilibrio entre la llamada cultura popular, que usualmente mueve mayores recursos, y aquellas disciplinas de nicho, y que requieren de un apoyo especial por parte del Estado para lograr una mejor visibilidad, en una suerte de subsidio a la oferta.

Pensar en Chillán como un faro de cultura que irradie al resto de la región y del país no solo debe ser un sueño, sino que un objetivo que logre aunar numerosas voluntades, porque independiente de su carácter municipal, el Teatro es de la gente de Chillán, que en la medida que lo conozca y disfrute, aprenderá a valorarlo.

Comentarios