La puntada final

Por: Rodrigo Oses 2017-07-24
Rodrigo Oses

Ñublense debuta en el Torneo de Transición de la Primera B el próximo domingo ante Deportes Copiapó cargando un par de pecados capitales: la falta de finiquito y los desajustes defensivos.

Las vacilaciones defensivas, no son para alarmarse, porque en líneas generales, el equipo de Emiliano Astorga frente a la Universidad de Chile, más allá de errores puntuales, mostró un ordenado funcionamiento defensivo. Sin embargo, la falta de contundencia no es mera casualidad.

A excepción de Sebastián Varas, que está llamado a ser el definidor por excelencia y goleador del equipo, el plantel no cuenta con otro animal del área del área que brille por su jerarquía para terminar las jugadas de ataque.

Camilo Ponce, Gáspar Páez y Vicente Gatica, no responden a ese cartel y lo demostraron en la primera fase de la Copa Chile, evidenciando falta de frialdad para definir.

Lo de ellos, es más bien la asistencia, el desborde, la penetración, pero no el finiquito por excelencia.

La esperanza está cifrada entonces en Varas, pero el artillero, lejos de su mejor forma física, tampoco llega con la chispa, potencia y velocidad para moverse en el área, y en una fracción de segundo poner de rodillas al arquero rival.

Ahora, claro está, Copiapó no es la Universidad de Chile y claramente, aún con delanteros sin su mejor forma, Ñublense igualmente puede ganar el domingo.

Eso sí, para que Varas convierta, deben aparecer los extremos y fundamentalmente Arrúa, que está llamado a ser el armador del juego rojo.

En dos partidos de Copa Chile, Ñublense no pudo marcar. ¿Romperá la sequía en el estreno ante Copiapó?. Con Varas en cancha, todo puede pasar.

Comentarios