En Ñuble prefieren libros de Historia y Ciencia

Por: Carla Aliaga 12:35 PM 2017-07-23

Tras un año y nueve meses en Chillán, la librería “Qué Leo”, perteneciente a una red con 27 sucursales en Chile, ya tiene una radiografía de los lectores ñublensinos. Tras el auge de la venta de los libros de autoayuda, hoy las personas se han abierto a nuevo espacios literarios. 

“Todo más o menos dentro de los esperado, porque esta librería no es de nicho, sino más general porque responde a una necesidad de una ciudad entera. Se piensa que no tenemos competencia, pero la mayor es que la gente en Chillán no estaba acostumbrada a ir a una librería”, sostiene Mauricio Frías, el periodista que se arriesgó con esta apuesta y se transformó en el dueño de la única librería que se abrió en Chillán después de mucho tiempo. 

Lugar de encuentro

Lo primero fue acercar a la gente a los libros y para eso, hasta hoy, se han utilizado diversas estrategias y hacer de la tienda un concepto amigable. Cuentacuentos, espectáculos de magia, música en vivo y por supuesto, muchos escritores presentando sus obras han sido las actividades con las que los lectores chillanejos se han reencantado de los libros. 

Frías asegura que “la gente empezó a hacer de la librería un lugar de encuentro. Comenzamos a tener el apoyo que ha sido fundamental de los medios de comunicación de Chillán y Facebook que cada vez está creciendo”. 

De moda

Al principio, según Mauricio, hubo un boom de los libros de autoayuda. Hace casi dos años, estaban de moda autores como Pilar Sordo, Paulo Coelho, entre otros. Luego, el fenómeno fueron las novelas históricas de Baradit. “Con Baradit aparecen varios más escribiendo novelas históricas y ahí como que la gente empezó a enganchar que fue lo entretenido. De pronto empezamos a coincidir con el resto del país con lo que más se leía aquí en Chillán, y eso nos dio a entender que ya había una masa lectora en la ciudad que estaba siguiendo más o menos los designios del resto de Chile”, explica el periodista. Quien además sostiene que ahora también están de moda los temas científicos que los autores están llevando al papel de manera más fácil como “La ciencia pop” y “Somos polvo de estrellas”. 

“Esta es una librería que quizás nos ha requerido un poco más de esfuerzo porque tenemos que cumplir por todos los lados, desde las novelas, narrativa normal, historia, pasando por la autoayuda, comic y traer de todo un poco, hemos tratado además de tener siempre todos los libros de los chillanejos y eso ha sido una muy buena pega”, dice Frías.

Lo otro que también se produce es ‘feedback’, puesto que gran parte de los lectores, luego de adquirir una novela y leerla, llegan a la tienda a comentarla con Pablo Gómez, psicólogo y Valentina Durán, profesora de historia, que habitualmente acompañan y orientan a los consumidores de literatura en la tienda. 

Otros fieles visitantes de la librería son los niños, encantados con la gran colección para ellos que allí se encuentra. Autores para todos los gustos los invitan a incursionar en un mundo lleno de imaginación de la mano de editoriales como Amanuta y Suzaeta.

Los que vienen

Ayer estuvo en Chillán Roberto Meléndez, el abogado que dio en el clavo con sus narraciones futbolísticas y su libro “Barrio bravo” se ha mantendio durante 6 semanas entre los más vendidos de Chile. Firmó libros y conversó con el interesado público de “Qué Leo”. 

El próximo 27 de julio llegará Waldo Parra a presentar su libro “Masones y libertadores”. Jorge Baradit visitará nuevamente la ciudad en agosto al igual que Carlos Basso.
En noviembre se espera que lleguen Carlos Tromben y Alberto Fuguet.

Comentarios