Capital humano

Por: La Discusión Fotografía: Agencia Uno 10:45 AM 2017-07-22

En Ñuble existe un problema importante de generación de riqueza y trabajos de alto valor económico, lo que es una mala noticia, ya que en la medida que los mejores profesionales sigan emigrando a otros lugares, será difícil ir sumando valor agregado al trabajo, lo que a su vez genera mejores ingresos. 

Los especialistas son coincidentes al momento de señalar que la educación y el trabajo son los factores que influyen directamente en la obtención de mejores ingresos para el hogar, por ende, mejorar la calidad de ambos elementos son las herramientas en las que tiene que invertir la nueva Región.

El futuro de Ñuble está basado en la exportación silvícola y agroalimentaria, en los servicios asociados a ambos rubros y en una oferta de nivel internacional en materia turística. Para que estas expectativas se cumplan, es necesario avanzar en diferentes materias. La agricultura y agroindustria, por ejemplo, requieren mayor claridad en el tema del agua, una red de caminos de primer nivel y energía a precios competitivos. 

El capital humano, en tanto, es un factor que cruza a todos los rubros de la economía local. Capacitar es clave para darle una mayor calificación a la mano de obra del sector forestal, que hoy necesita tener una preparación adecuada para manejar nuevas maquinarias. Asimismo, solo agricultores más capacitados serán capaces de manejar sus campos como empresas, a fin de cuentas la única forma hoy en día de ser competitivos. 

Por otra parte, existe amplia coincidencia en que el turismo puede convertirse en uno de los ejes del desarrollo regional, marcado por las singulares condiciones naturales del territorio. Pero para aprovechar esta oportunidad falta un largo camino que no solo debe considerar el impulso de una agenda coherente y realista, definiendo acciones en torno a financiamiento desde servicios e instituciones públicas, sino también mejorar el capital humano, donde el inglés como segundo idioma prácticamente no existe, constituyéndose en un relevante obstáculo estructural. 

En la medida que no se mejore la empleabilidad y no se invierta más en capacitación de los trabajadores, el problema del desempleo estructural de Ñuble no se superará. Y cuando se habla de empleabilidad no sólo se trata de aspectos técnicos, sino que también de herramientas llamadas blandas. Estas dicen relación con hábitos de comportamiento, como respeto, responsabilidad, puntualidad, empatía, soportar el trabajo bajo presión; y también valores, como honestidad, veracidad y confiabilidad; además de capacidades propias del mundo del trabajo moderno: trabajar en equipo, manejo de idiomas, tecnología, creatividad y liderazgo. 

Hay que preocuparse entonces del capital humano, de la educación y de entregar nuevos conocimientos y habilidades como punto de quiebre para comenzar una escalada de recuperación en todas las áreas de la economía de la futura Región. Sólo así será posible pensar en la agregación de valor y terminar con el desacople que hace décadas nos tiene mirando desde la vereda del frente el desarrollo del resto del país.

Comentarios