Centros de acopio están logrando mejorar el precio de la uva

Por: José Luis Montes 09:45 PM 2016-04-07

Invitados por el director regional de Indap, Andrés Castillo, un grupo de pequeños viñateros de Villa Alegre, Séptima Región, y autoridades del nivel central del instituto, conocieron en terreno el funcionamiento de los centros de acopio de uva vinífera, que funcionan en las comunas de Quillón y Coelemu. Los dirigentes gremiales a cargo de dichos locales afirmaron que los centros han tenido efecto en los precios y que han obligado a la competencia  a mejorar sus condiciones de compra, lo que es un logro para los objetivos planteados, que buscan mejorar la utilidad de los productores.

La primera parada fue en Cerro Negro, Quillón, donde los anfitriones, el dirigente Juan Carlos Lagos y la asesora  técnica Amparo Guíñez,  de la recién conformada Cooperativa de viticultores, dieron a conocer cómo con su centro de acopio cofinanciado por Indap, han logrado eliminar intermediarios y estar entre las mejores ofertas en esa comuna con $85 por la Corinto, $103 por la Moscatel de Alejandría, la que ya ha tenido un aumento y que se prevén más, y por la País se ha entregado un  precio referencial de $80, aunque aún no se inicia la cosecha de esta variedad.

La Moscatel de Alejandría comenzó a llegar en gran cantidad este jueves luego de las lluvias, que están apurando la vendimia en todo el secano. En la variedad Corinto se habían comprado ya del orden de 200 mil kilos.

Lagos y Amparo Guíñez, explicaron que la organización de los productores ha sido vital en este logro y que se están pasando los precios íntegros de la uva al productor, a excepción de costos de administración equivalentes a $3 por kilo, ya que no les interesa obtener utilidades en esta gestión para la cooperativa que cuenta con 58 socios. Ya cuentan con compromiso para entregar de 2,5 a 3 millones de kilos de uva a Concha y Toro y otra partida a Corretajes Torres. “Si bien no podemos hablar de buenos precios, estamos con valores mejores que los esperados incialmente.  Contamos con romana certificada y los mejores precios de la comuna. Tenemos claro que no es negocio  vender uvas a las grandes viñas y nuestro próximo paso es vinificar en conjunto”, dijo Lagos.

Similares fueron las palabras de Charles Rodríguez, presidente de la empresa, formada también recientemente, Viñas de Guarilihue, que cuenta con 70 socios y se espera aumentar a 300 y que se adjudicó otro de los cuatro centros de acopio cofinanciados por Indap este año. Este grupo de Coelemu, al igual que la cooperativa de Quillón, busca construir para el año entrante una planta de vinificación comunitaria. Ellos han logrado valores de $100  a productor por la variedad predominante en la zona, la Cinsault y tienen contrato por dos millones de kilos con Concha y Toro. Su intención también es conformar una cooperativa. Ambos dirigentes expresaron su satisfacción y orgullo, sus logros en las negociaciones y el mejor pie que tienen frente a la industria con esta iniciativa.

Los productores de Villa Alegre, aprovecharon de conocer detalles de la experiencia a través de múltiples consultas.

La visita incluyó además un recorrido por Ránquil y al proyecto de los vinos  espumantes donde fueron recibidos por  el integrante de la nueva firma Centinelas del Itata,  Manuel Alfonso Soto, quien mostró la moderna máquina adquirida para hacer champaña con apoyo de Indap, donde también hubo degustaciones de este producto que se vende a valores de $5 mil la botella.

Andrés Castillo, director regional de Indap, explicó a los presentes que estas iniciativas buscan mejorar la situación del productor ante la industria y los bajos precios. El dirigente de Villa Alegre, Pablo Navarrete, y otros integrantes de la comitiva, agradecieron al Indap de la región y a los viñateros organizados, la oportunidad de conocer esta experiencia que esperan replicar en su zona. 

Una situación que quedó en claro es que aún se prevé alzas en los valores y hay ambiente de más optimismo en los productores. 

Comentarios