Bomberos en Ñuble hará campaña para evitar más agresiones a voluntario

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 09:10 PM 2016-04-07

Fue en la calle Baquedano de El Carmen, cuando el pasado 4 de abril, bomberos de esa ciudad acudieron a combatir un incendio que estaba devorando una casa de material ligero.

Como suele ocurrir, el fuego suele consumir la madera más rápido de lo que los voluntarios pueden llegar a la concurrencia y la desesperación vecinal encuentra en los rescatistas un blanco de desahogo.

“Había personas que empezaron a tironear las mangueras de las manos de los voluntarios, como queriendo quitárselas y apagar el fuego ellos”, explicó el comandante de esa unidad, Luis Alfredo Troncoso.

Según su relato, “a un bombero lo botaron al suelo y una voluntaria sufrió moretones en sus brazos”.

Bomberos El Carmen publicó la denuncia por las redes sociales ese día con el hashtag “NoMásAgresionesABomberos”, que si bien ya se había comenzado a utilizar en Santiago, para ellos fue un momento especial porque “es primera vez en los 40 años que tenemos como bomberos de esta comuna que somos agredidos”, dijo Troncoso.

Pero la agresión en contra de bomberos ha existido por años y solo ahora que, por ser parte del Ministerio del Interior, existe una ley que sanciona penalmente a quienes los agredan estando de servicio. Es que las campañas para evitar estos actos de violencia ya se han hecho sentir en la comuna, por una razón muy simple y es que han decidido publicar cuando las sufren.

Según el superintendente de Bomberos Chillán, José Luis Valderrama, “de 10 concurrencias a las que vamos, en al menos ocho de ellas nuestros voluntarios son a lo menos insultados”.

Fue en enero cuando una voluntaria fue empujada e insultada por un vecino de calle Flores Millán que estaba arriba del tejado de una mueblería  en llamas. Como se negaba a seguir la solicitud de bomberos, que le pedía que se bajara para poder esparcir agua, los voluntarios decidieron mojar la techumbre con él arriba, lo que lo enfureció.

Al bajarse, las emprendió contra la voluntaria Carla Fernández,  quien rápidamente fue  protegida por sus compañeros.

“La gente está en un estado de desesperación y eso lo entendemos, entonces la mayoría se enoja porque dicen que no llegamos a tiempo, pero eso es porque en ese estado el tiempo se percibe de una manera muy distinta y porque cuando empieza un incendio todo el mundo se pone a gritar que llamen a bomberos, pero tardan en decidir quién lo hace”, explica uno de los voluntarios.

Dentro de las más recordadas en Chillán figuran dos. La primera en 1997 cuando se quemaron cerca de 10 casas en la Población Las Habas.

“En esa ocasión nosotros tratábamos de sacar a algunas personas ancianas y a los postrados que estaba en otras casas amenazadas por el fuego, pero la gente nos empezó a agredir. El maquinista (Elías Urra) fue amenazado con un cuchillo y varios voluntarios debieron permanecer arriba de los carros para no ser agredidos. Solo se pudo actuar cuando llegó carabineros”.

La otra fue en 2013, en la Población Vicente Pérez Rosales, cuando también los quisieron despojar de las mangueras y los apedrearon.

“Necesitamos que la gente entienda que hacemos todo lo que podemos por ayudarlos y si nos agreden los más perjudicados son ellos mismos”, finalizó el comandante Troncoso.

Valderrama, adelantó que para el próximo aniversario “haremos el lanzamiento oficial  de una campaña, con la autorización del director nacional, para evitar más agresiones”.

Comentarios