Frío y humo de leña elevaron un 15 por ciento consultas respiratorias

Por: Jorge Chávez Fotografía: Agencia Uno 09:20 PM 2017-07-19

El sincicial, la influenza A y la parainfluenza son los virus de mayor circulación.

Jornadas con temperaturas mínimas extremas de hasta -6,5 grados Celsius se han registrado en la Provincia de Ñuble en lo que va de la presente temporada de invierno, como aquella vivida en la comuna de Coihueco el pasado 6 de junio.

En tanto que en Chillán los termómetros llegaron a medir -3,6ºC el domingo último, indicador que resultó ser el más bajo del año para la capital provincial, según dan cuenta los indicadores históricos que consigna la Dirección Meteorológica de Chile.

A la fecha, son nueve días con temperaturas mínimas bajo cero las soportadas por los chillanejos, cuatro de ellas constatadas en junio y cinco en el presente mes.

La sensación térmica extrema que se viene sintiendo a nivel local, obliga a las familias de la comuna a recurrir a los medios de calefacción que tienen al alcance, entre los que se destaca aquellos que emplean la leña como combustible.

Como suele ocurrir todos los años entre los meses de abril y septiembre, el masivo uso de la popular biomasa genera elevados índices de contaminación por material particulado fino 2,5 (MP2,5) componente tóxico contenido en los desechos emitidos por las chimeneas domiciliarias durante el proceso de calefacción.

Las bajas temperaturas, los elevados índicadores de contaminación por leña y la circulación en el ambiente de hasta 2.117 virus respiratorios (de acuerdo a los cálculos del Ministerio de Salud), configuran el peor de los escenarios para los ñublensinos.

Atenciones en aumento
Un total de 66.546 consultas de urgencia por males respiratorios registran a la fecha los establecimientos administrados por el Servicio de Salud Ñuble (SSÑ), según antecedentes entregados por la Secretaría Regional del Ministerio de Salud.

Los indicadores actuales son superiores en 10.386 a los que se sumó en el mismo lapso de tiempo del año pasado, lo que en términos porcentuales significó un aumento del 15,6%, el mayor de la Región del Bío Bío.

El incremento local fue superior en poco más de cinco puntos al promedio regional (10,9%) y superó hasta por ocho puntos a los otros cuatro Servicios de Salud (Ver gráfico aparte). 

Respecto a las hospitalizaciones causadas por afecciones respiratorias, el balance de la Seremi de Salud indica que hasta el pasado domingo se han contabilizado 1.592 pacientes, 303 más que los registrados a igual fecha del 2016, lo que deja un superavit de 19%.

En esta materia la zona también encabezó el incremento porcentual, dejando atrás a sus pares de Concepción, Talcahuano, Bío Bío y Arauco (Ver gráfico aparte).

Relación
Sobre la realidad local el seremi de Salud, Mauricio Careaga, afirmó que si bien existe una asociación entre males respiratorios y bajas temperaturas con alta polución, recalcó que la saturación no es totalmente determinante.

“Tenemos una zona en donde se está aplicando el Plan de Descontaminación Atmosférica que influye, a mayor frío hay más estufas y en consecuencia más contaminación; pero esto último es un elemento más(...) no es determinante pero sí contribuye, porque es cierto que hay enfermedades crónicas que se agravan con esto”, comentó.

A juicio del pediatra chillanejo Carlos Hernández, el humo de leña y sus componentes tóxicos podrían aumentar hasta en un 40% la posibilidad de que las personas se contagien por un virus respiratorio.

El especialista advirtió que está demostrado científicamente que existe una relación directa entre el aumento de la contaminación ambiental con el número de casos de personas graves.

“La contaminación puede llegar a ser la causante de que aumenten los casos y pueden influir hasta en un 40% de ellos, además en la intensidad de su gravedad”, sostuvo.

Hernández detalló que si bien todos los años el Hospital Clínico Herminda Martín realiza derivaciones de pacientes con patologías respiratorias a otros establecimentos de la provincia cuando el centro de salud no cuenta con camas libres para hospitalizaciones, sostuvo que este año los casos habrían aumentado.

El médico recordó que los niños (especialemente los menores de dos años) son uno de los grupos etáreos más vulnerables a las bajas temperaturas, contaminación y a los virus respiratorios, debido a que su fisonomía no está del todo preparada para soportar las condiciones extremas del ambiente invernal.

Fernando Bustamante, encargado del Programa Plan de Invierno del Servicio de Salud Ñuble, explicó que la contaminación produce irritación de las vías respiratorias y agudiza patologías como el asma o problemas de enfermos bronquiales, por lo que recomendó a las personas de  los grupos más susceptibles permanezcan en su casa a la hora de mayor contaminación y no se expongan innecesariamente.

El funcionario llamó a la comunidad a seguir las restricciones al uso de leña a propósito del PDA para no empeorar la calidad del aire.

Comentarios