Acogen recurso de nulidad en caso de hombre que mató a travesti

Por: Fotografía: PJud 04:15 PM 2017-07-17

La Corte de Apelaciones de Chillán acogió  el recurso de nulidad  presentado por la defensa y, en sentencia de reemplazo, condenó a Juan Luis Cartes Quezada  a la pena de 10 años y un día de presidio efectivo, como autor del delito de homicidio simple de Miguel Ángel Melgarejo Riquelme. Ilícito perpetrado en junio de 2016, en la ciudad.

En fallo unánime, el tribunal de alzada acogió la acción judicial y modificó la resolución dictada el 30 de mayo pasado, por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Chillán.

“Que en síntesis, el recurrente hace consistir la infracción de ley en la errada interpretación que se ha hecho por parte de los sentenciadores del artículo 390 inciso 1 del código penal, dado que si bien la figura típica del parricidio contempla como sujetos materia de el a los convivientes, nuestra legislación nunca ha comprendido dentro de ese concepto aquellas relaciones, si bien estables en el tiempo, y con un fin común, que no sean heterosexuales, situación esta que es precisamente lo que ha acontecido en este juicio, donde la víctima era hombre, al igual que el acusado”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: (...)“no cabe duda que de la historia de la ley 20.066, fluye con claridad que el legislador quiso incorporar como sujetos del delito de parricidio, a los convivientes, partiendo de la base que esa relación que, a su vez debe reunir determinados requisitos para existir, debía necesariamente verificarse entre personas de distinto sexo”.

“(…) que en relación a lo anterior –continúa–, cabe advertir que la ley 20.480 publicada el 18 de diciembre de 2010 al incorporar dentro de las personas que pueden ser autores de un parricidio a quienes han sido cónyuges o convivientes, tan sólo amplió el tipo penal a esos terceros, que antes de la modificación del tipo penal, en el evento de encontrarse en esa situación, sólo podían ser sancionados por el delito de homicidio simple, tipificando además el legislador también la figura del femicidio”.

Por ello, concluye: “(...) necesario es advertir que a la fecha de ocurrencia del delito materia de este juicio, el legislador no había tipificado como delito de parricidio, cuando un hombre diere muerte a su conviviente también hombre, como ocurrió en el caso de autos, motivo por el cual deberá acogerse la causal de nulidad deducida, toda vez que al condenar al sentenciado como autor de ese delito, los sentenciadores han incurrido en una errónea aplicación de la ley, específicamente el artículo 390 inciso 1 del Código Penal”.

La sentencia de reemplazo establece que “ha debido concluirse en esta causa que el hecho materia del juicio no constituye el delito de parricidio, toda vez que la tipicidad de la figura penal contenida en el artículo 390 del código penal, requería a la época  del delito, no solo la concurrencia de una unión de hecho que revistiera ciertas características, como un lapso de tiempo, la existencia de un fin común y afecto, sino que además era necesario e imprescindible que se verificara entre un hombre y una mujer, pues de lo contrario implicaría interpretar la norma en forma extensiva, debiendo tenerse presente a este respecto que la interpretación de la ley tiene por objeto”.

Comentarios