Salarios en Ñuble

Por: 2017-07-17

La problemática de la pobreza y de la distribución del ingreso están constantemente siendo objeto de análisis y preocupación de las autoridades y académicos, principalmente en una zona donde existen importantes bolsones de pobreza arraigados en algunas comunas y donde el rezago salarial respecto de Chillán es la tónica. 

Según el Sistema de Información Laboral del Ministerio del Trabajo, en la futura capital regional el salario imponible promedio de los trabajadores dependientes con contrato llegó a los 629.817 pesos en marzo de 2017, la cifra más alta de Ñuble, mientras otras comunas exhiben salarios promedio bajo los $400 mil, como son los casos de Ninhue ($361.090) y Portezuelo ($362.634). Lo que se observa, en general, es que la mayoría de las comunas de la Zona de Rezago del Valle del Itata se ubican en el grupo de los salarios más bajos de la provincia. A Ninhue y Portezuelo se suman San Nicolás ($412.946), Cobquecura ($413.443), Quirihue ($428.682) y Trehuaco ($458.103). 

Estas comunas comparten características como alta atomización de la propiedad, vale decir, una fuerte presencia de la agricultura familiar campesina, que es, en la práctica, una agricultura de subsistencia muchas veces asociada al cultivo de vides; lo anterior, ligado a una agricultura de secano, es decir, donde no existe riego; una relevante superficie destinada a plantaciones forestales, altas tasas de pobreza, bajos niveles de conectividad, pero fundamentalmente, una fuerte migración de jóvenes y bajos niveles de escolaridad de su población. Este mismo diagnóstico se puede aplicar a otro grupo de comunas que también exhibe salarios promedio inferiores a $450 mil, como San Ignacio, El Carmen Coihueco y San Fabián ($448.281). 

La presencia de estos dos fenómenos -alta pobreza y bajos salarios está indicando que en Ñuble existe un problema importante de generación de riqueza y trabajos de alto valor económico, lo que en definitiva es una mala noticia, ya que existe una alta relación entre los trabajos mejor remunerados y el valor que la sociedad le asigna a lo que las personas entregan por dicho trabajo como un elemento que aporta mayor riqueza a la zona. 

Es así como en la medida que los mejores profesionales no se encuentren en la zona, sino que emigren a otros lugares, será difícil ir sumando valor agregado al trabajo, lo que a su vez genera mejores ingresos. 

Los especialistas son coincidentes al momento de señalar que la educación y el trabajo son los factores que influyen directamente en la obtención de mejores ingresos para el hogar, por ende, mejorar la calidad de ambos elementos son las herramientas en las que tiene que invertir la nueva Región de Ñuble y estar entre las prioridades de sus futuras autoridades. 

La única forma de ir cortando la cadena que en la actualidad se forma con la pobreza y los bajos salarios es entregando herramientas que les permitan a las personas poder mejorar sus posibilidades de empleo y la calidad de éste.

Comentarios