Boxeo chillanejo renace sobre el cuadrilátero

Por: Camilo Díaz 2017-07-16

Cuando el mundo del boxeo tiene a todos sus seguidores expectantes en el enfrentamiento entre los titanes de la disciplina a nivel planetario, Floyd Mayweather y Conor McGregor, Chillán no es ajeno a seguir manteniendo con vida la práctica del deporte, con un semillero de exponentes que auguran un renacer pugilístico. Uno de sus principales precursores es el exponente, ya más dedicado a la formación, Francisco Corvalán. Con más de 10 años pegando sobre la lona, su meta en el ámbito formativo es ambiciosa: “quiero formar un campeón sudamericano”.

Con 30 años, el chillanejo además de trabajar en el club de boxeo Olimpo, también imparte clases en un taller gratuito de boxeo gestado por la Oficina de Asuntos Juveniles (OMAJ), en el estadio Nelson Oyarzún Arenas. Recientemente, además, organizaron  dos veladas boxeriles, fogueando exponentes locales con talentos de San Carlos.

El deporte también se gesta en guantes femeninos. Así lo dejó en evidencia la joven Daniela San Martín (17), alumna de 4º medio del Colegio Concepción, que ya se subió al ring en una velada púgil albergada en Chillán.

“Desde pequeña siempre me llamó la atención, la verdad, veía a mis primos cuando pequeños y yo los acompañaba, hasta que un día, ya después de meditarlo, me decidí y empecé a buscar lugares para entrenar, llegando finalmente al Club Olimpo”, narra la deportista sobre lo que fueron sus primeros golpes en un deporte que predomina al alero de los hombres, estigma que ella tiene claro se debe romper.

“A aquellos que tienen prejuicios les preguntaría, ¿por qué no?  ¿Qué me lo impide? Sinceramente creo que hay que liberarse de la idea de que la práctica de cierto deporte depende de tu género”, argumenta  la pugilista.

A la hora de definirse como boxeadora, Daniela pone en valor su rapidez, fuerza y buenos reflejos, aunque consciente de estar aún en formación.

El interés de Daniela por la disciplina no es aislado. Precisamente en el taller gratuito ofrecido por la OMAJ, de cerca de una treintena de alumnos, más de la mitad son mujeres. “Entrenamos tres veces por semana, con harto público femenino, podemos sacar por ahí futuras boxeadoras. Hay aprendices entre los 15 a los 25 años”, comenta Corvalán.

Retorno

Eduardo Jara era considerado hace un par de años como la gran promesa del boxeo chillanejo. Fue tercero de Chile y logró ser nominado a la Selección Nacional de Boxeo. Sin embargo, tras salir de 4º medio, estuvo el año pasado alejado de los cuadriláteros, pero vuelve con todo.

“Quiero demostrar que en Chillán igual hay buenos boxeadores, para que no se hable solo del boxeo de Santiago. Para eso me estoy entrenando duro, en la mañana y en la tarde”, cuenta Eduardo, quien estará presente en la inédita velada internacional el próximo 29 de julio, cuando en la Casa del Deporte se midan los seleccionados cadetes de Chile y Mendoza, Argentina.

Comentarios