Ñuble: salarios no superan el promedio regional

Por: Roberto Fernández 2017-07-16

Según el Sistema de Información Laboral del Ministerio del Trabajo, en la comuna de Chillán el salario imponible promedio de los trabajadores dependientes con contrato llegó a los 629.817 pesos en marzo de 2017, la cifra más alta de la Provincia de Ñuble, seguida de lejos por Yungay ($595.743) y Chillán Viejo ($563.613). Sin embargo, estos montos son inferiores al promedio de la Región del Bío Bío ($642.730) y al promedio nacional ($728.171). Lo anterior no hace sino confirmar el rezago salarial en Ñuble respecto del resto del país, donde además, hay comunas que exhiben salarios promedio bajo los $400 mil, como son los casos de Ninhue ($361.090) y Portezuelo ($362.634).

Lo que se observa, en general, es que la mayoría de las comunas de la Zona de Rezago del Valle del Itata se ubican en el grupo de los salarios más bajos de la provincia. A Ninhue y Portezuelo se suman San Nicolás ($412.946), Cobquecura ($413.443), Quirihue ($428.682) y Trehuaco ($458.103). ¿Qué otros elementos tienen en común estos territorios? La alta atomización de la propiedad, vale decir, una fuerte presencia de la agricultura familiar campesina, que es, en la práctica, una agricultura de subsistencia muchas veces asociada al cultivo de vides; lo anterior, ligado a una agricultura de secano, es decir, donde no existe riego; una relevante superficie destinada a plantaciones forestales,  altas tasas de pobreza, bajos niveles de conectividad, pero fundamentalmente, una fuerte migración de jóvenes y bajos niveles de escolaridad de su población.

Este mismo diagnóstico se puede aplicar a otro grupo de comunas que también exhibe salarios promedio inferiores a $450 mil, como San Ignacio ($422.630); El Carmen ($432.312); Coihueco ($435.490) y San Fabián ($448.281). En estas si bien existe riego, hay zonas rurales con bajo desarrollo, escasa conectividad, plantaciones forestales y en el caso particular de San Ignacio y El Carmen, una alta atomización de la propiedad y elevadas tasas de pobreza, según la Casen. En el otro extremo, Chillán y Chillán Viejo, junto a Yungay, muestran mejores niveles de salarios debido a la diversificación de sus actividades productivas, donde además, cumplen un rol como centro de comercio y servicios para comunas vecinas. Mención aparte merece el gran dinamismo que exhibe Yungay en cuanto a ejecución de proyectos energéticos, que han demandado una importante mano de obra para la construcción.

Otras comunas con salarios sobre los $500 mil son Ránquil ($543.021), Coelemu ($538.314) y Quillón ($535.838). Curiosamente, estas tres pertenecen a la Zona de Rezago del Valle del Itata, pero en ellas la actividad maderera (Ránquil y Coelemu) y el turismo (Quillón) han permitido diversificar la matriz productiva, generando competencia por mano de obra con mayores niveles de calificación. Además, en estas tres comunas el desarrollo vitivinícola ha ido de la mano de mayores ingresos.
Hay que mencionar también los casos de Bulnes ($528.434) y San Carlos ($506.276), cuyo denominador común es la concentración de comercio y servicios vinculados al desarrollo de la agricultura y a otros sectores, como la agroindustria, vale decir, la diversificación de su matriz productiva.

Agregación de valor

Se puede concluir que las comunas con mayores salarios promedio tienen en común una menor participación de la agricultura en su matriz productiva, ya que en ellas se han desarrollado actividades con mayor agregación de valor, como la industria maderera, la agroindustria, el comercio y los servicios, aunque muchos de ellos asociados al agro. Además, en estas comunas se concentra mayor población, mayores niveles de escolaridad, mejor conectividad y red de servicios. Según el investigador Renato Segura, director del CER Regional, en la zona se conjugan elementos como la escasa diversificación de la matriz productiva, la alta dependencia de la producción de commodities, como frutas y cereales, y el alto desempleo. De hecho, según el economista, los bajos salarios también son responsables de la pobreza y de la alta desocupación.

Según la Casen 2015, las comunas con mayores tasas de pobreza de la Provincia de Ñuble son: El Carmen (44,5%), Cobquecura (38,3%), Portezuelo (38,2%) y Ñiquén (35%). Añadió que “es precisamente por los bajos sueldos que muchos prefieren no trabajar o seguir buscando un empleo, con mayor razón si cuentan con bastantes beneficios sociales que entrega el Estado”. Como explicación general, se considera que existen tres factores determinantes de los bajos salarios en Chile: el tipo de actividad económica predominante; el nivel de desarrollo, pues cuando hay más ruralidad el nivel de salario mínimo aumenta; y el nivel de pobreza, ya que generalmente si hay más pobreza, mayor es el porcentaje que recibe el salario mínimo.

Según el Sistema de Información Laboral, en Chillán, los salarios de la agricultura promediaron los $492.476 en marzo de 2017, la cifra más baja respecto de los demás sectores económicos: industria manufacturera ($682.128), comercio ($543.065) y construcción ($653.288). En el otro extremo, Ninhue exhibe una remuneración promedio en la agricultura más bajo que el sueldo mínimo ($195.886), bastante inferior al de otros sectores: industria manufacturera ($476.060), comercio ($373.950) y construcción ($481.050).

Resulta claro que los sectores predominantes de la economía provincial son precisamente aquellos que exhiben los sueldos más bajos. De acuerdo a las estadísticas de la Encuesta Nacional de Empleo del INE correspondientes al promedio de 2016, un 18,5% de los trabajadores de Ñuble se desempeñan en el sector silvoagropecuario; un 16,1% en el comercio; y un 10,2% en la industria manufacturera.

En ese contexto, la solución de fondo, según el decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Bío-Bío, Benito Umaña, pasa por diversificar la matriz productiva, atraer inversiones, fomentar el emprendimiento y agregar valor a la cadena de producción, pero con una mirada estratégica que defina las vocaciones económicas de esta zona.
 

Comentarios