[RetroDiario] Nace político chillanejo que fue famoso por un sándwich

Por: Carla Aliaga 08:25 PM 2017-07-15

1977 | El destacado diplomático chileno falleció el 15 de julio de ese año. Se casó con Sara Vergara Zañartu y tuvo tres hijas.

Le resultaría curioso a Ernesto Barros Jarpa, nacido en Chillán el 7 de julio de 1894, ser más conocido por un sándwich, que como el diplomático de alturas que fue en el Chile del siglo XX. No solo era un profesor de Derecho Internacional, sino además pertenecía a la Academia Chilena de Historia. Siendo ministro de Relaciones Exteriores y contando con apenas 26 años, envió en 1921 un cable al Perú sobre el problema de Tacna y Arica. Las relaciones estaban rotas desde la llamada Guerra de Ladislao, un incidente político que devino en internacional. Barros Jarpa simplemente preguntó si no sería lo mejor celebrar el plebiscito. 

Los peruanos consultaron a Estados Unidos, que había sido nombrado como árbitro en el Tratado. Y los estadounidenses respondieron que Barros Jarpa estaba en lo correcto (aún así el plebiscito no se celebró, y el asunto se zanjó después por el Tratado de Lima de 1929, dejando Tacna para Perú y Arica para Chile).

A pesar de éstas y otras anécdotas que hacen de Ernesto Barros Jarpa un nombre ilustre, en la cultura popular se lo asocia al sándwich y también al traje “Barros Jarpa”.

En la década de 1920, la moda era el chaqué, calificado por Barros Jarpa como “una prenda con faldones”. En una tertulia con Carlos Noel, embajador de Argentina en Chile, idearon su propia rebelión estilística. Entre varios se pusieron de acuerdo para llegar a una cena, vestidos todos los varones con chaqueta negra y pantalón rayado. Esta prenda, muy rebelde para la moda de la época, se impuso fácilmente y llevó el nombre de quien la impulsó en primer lugar.

Pan, queso y jamón

Respecto del sándwich, su historia es curiosa. Ya existía el Barros Luco, que consiste en queso caliente con carne, cuando de pronto, en el Club de La Unión, hubo una veda de carne. De este modo, la reemplazaron por el jamón, y siendo Barros Jarpa un político conocido, cambiaron el nombre de “Barros Luco” a “Barros Jarpa” (El alcance de apellidos no es casual: Ernesto Barros Jarpa y el Presidente Ramón Barros Luco eran parientes). 

Carrera

El diplomático nació en Chillán en 1894 y fue hijo de José Agustín Barros y Adelaida Jarpa. Tras recibirse de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, comenzó una larga y dilatada carrera como político, habiendo ya empezado como estudiante a trabajar en distintos puestos en la administración pública.

Fue designado subsecretario de Relaciones Exteriores en 1920, y al año siguiente fue designado ministro de Relaciones Exteriores por el Presidente Arturo Alessandri Palma. Posteriormente, fue elegido diputado en 1924, en representación del Partido Liberal, del cual fue su vicepresidente en 1922. Tras la disolución del Congreso Nacional en 1924 y la normalización institucional al año siguiente, fue designado nuevamente ministro de Relaciones Exteriores por el Presidente Emiliano Figueroa Larraín, hasta 1926.

Por otra parte, desempeñó labores académicas en la Universidad de Chile, impartiendo la cátedra de Derecho Internacional Público durante más de cuatro décadas, además de publicar amplio material relativo a la asignatura, llegando a ser profesor emérito en 1966 y miembro de número de la Academia Chilena de la Historia en 1956.

Fue columnista y redactor de los diarios La Nación y El Mercurio. Paralelamente desarrolló su actividad profesional, siendo en dos ocasiones abogado integrante de la Corte Suprema de Chile.

Fue designado en 1932 como ministro del Interior por el Presidente provisional Bartolomé Blanche, y luego ministro de Relaciones Exteriores, por tercera vez, en esta ocasión por el Presidente Juan Antonio Ríos en 1942; en este cargo permaneció menos de un año y su principal política fue la continuación de la neutralidad chilena en la Segunda Guerra Mundial, sin embargo fue destituido del cargo por petición del Partido Radical y por las presiones estadounidenses sobre el Presidente chileno.

 

Comentarios