Las eternas promesas sin ejecutar en Ñuble

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:40 PM 2017-07-08

500 millones de dólares aproximadamente costaría La Punilla concretado tras una "eterna" espera de 90 años.

Seis años tarda el Estado en afinar proyectos de ingenieria como avenidas.

El Plan Maestro de Transporte de Chillán ya tiene cinco años y comenzará a ser desarrollado el 2019.

La semana pasada fue entregado el puente de Yerbas Buenas tras casi diez años de gestiones para sortear la fase de estudios previos y luego conseguir recursos que permitieran su ejecución, teniendo un periplo similar al de otros viaductos urbanos que igualmente habían sido ideados antes del 2007.

Diez años, o un decenio, parecen mucho para materializar iniciativas calificadas como urgentes y necesarias para la comunidad. Hay casos, sin embargo, en los que la espera es mucho más extensa y cabe la duda más que razonable que pudieran ser ejecutadas.

Más allá de las buenas intenciones de las autoridades nacionales, regionales o locales, hay proyectos que pasan desde una administración a otra siempre con una elevada valoración de sus efectos, pero tienen un paso tan cansino que llegan al nivel de eternas promesas.

En Chillán hay casos emblemáticos como el Parque Schleyer que tiene casi 90 años desde que el benefactor Juan Schleyer entregara 90.000 metros cuadrados a la ciudad para su concreción, la que fue pospuesta por las administraciones comunales, quienes incluso lotearon y enajenaron terrenos los ajenos.

Con respecto al Parque Schleyer desde el municipio se planteó que se tiene “la profunda intención de hacer justicia con la voluntad de don Juan Schleyer, para lo cual se seguirán viendo alternativas para levantar un gran parque para la ciudad”.

La erradicación del penal en el centro de la ciudad se viene anunciando desde los años 90 y desde el 2005 existen tentativas serias para edificar un gran centro penitenciario, pero el senador Víctor Pérez planteó que el tema está paralizado y además remarca que construir una cárcel biprovincial (Ñuble-Bío Bío) sería un despropósito.

El alcalde Sergio Zarzar recalca que una nueva cárcel para Chillán es una gran necesidad que ha planteado en “innumerables oportunidades. Sin embargo con el ánimo en buena voluntad del municipio no basta y para concretar también es necesario aunar más voluntades”.

Ciertamente que la voluntad de las autoridades es primordial, pero tan necesario como ello es que existan recursos suficientes para solventar iniciativas millonarias y que por lo mismo son desechadas para priorizar otras. La Región de Ñuble puede ser una oportunidad para darle vida a proyectos en “lista de espera”. 

En el mundo del riego esto ha llevado a que pasen decenios antes de que embalses tengan la real oportunidad de erigirse para reunir agua para riego y consumo humano. Un caso paradigmático fue La Punilla que tardó más de 90 años en ser aprobado.

Le sigue en la selecta lista de proyectos en espera el embalse Chillán que según el presidente de la Junta de Vigilancia del río del mismo nombre, Héctor Jaque, fue proyectado hace más de 50 años “en el marco del Plan Chillán”.

“Este proyecto me lo entregó el destacado ingeniero Alejandro Valenzuela Avilés el año 1998 y desde entonces hemos avanzado hasta lograr que sea priorizado. Pasamos la etapa de prefactibilidad y comenzaremos la de factibilidad el 2018 mientras que la construcción se estima para el 2023”, destaca el profesional.

Se suma a ese el embalse Zapallar que fue propuesto hace ya más de 30 años y que parece haber “recuperado el aliento” plantea Jaque. Este agrega, entre las eternas promesas, a los pasos fronterizos. “Creo que con la nueva Región tenemos que priorizar puertos que faciliten el contacto cultural y el comercio entre zonas hermanas que han luchado por reunirse desde hace más de 50 años”.

Embalse Chillán: El embalse Chillán fue planteado hace más de 50 años y puede ser realidad desde el 2023. Regaría más de 20.000 hectáreas.

 

Pasos Fronterizos: El presidente del río Chillán sostiene que “desde hace más de 50 años o quizas más que se vienen planificando pasos fronterizos”.

Cárcel de Chillán: Erradicar la cárcel de Chillán es un viejo anhelo de la comunidad que no ha podido ser desarrollado por el Estado desde los años 90.

Embalses: En Ñuble se espera la construcción de los embalses Zapallar en Coihueco y el Lonquén, en espera de los años 90 del siglo XX

Comentarios