Suman nuevas ideas para modificar el Plan Regulador

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 09:40 AM 2017-07-08

El mes de agosto promete ser clave para el proceso de renovación del actual Plan Regulador de Chillán (PRC), que si bien fue aprobado a mediados del año 2016, necesita modificaciones trascendentales para el futuro de la ciudad.

Cuando el municipio chillanejo y la Seremi de Vivienda aprobaron el actual instrumento de planificación, sabían que en el corto plazo tendrían que intervenirlo, pues existen una serie de temas que no quedaron, según gremios locales y voces municipales,  bien resueltos.

Es por ello que a principios de año comenzaron oficialmente las gestiones para incorporar a la carta de navegación comunal las modificaciones que la conviertan en un modelo que pueda hacer lo que se espera de ella, como es promover la evolución comunal en el largo plazo.

En los últimos meses el tema parecía olvidado, no obstante  la Secretaria de Planificación (Secpla) y Asesoría Urbana estaban trabajando en recopilar los antecedentes que justifiquen las enmiendas que serán propuestas.

El pasado miércoles el jefe de Asesoría Urbana de la Secpla, Nelson Anabalón, sostuvo que en agosto entregarán al cuerpo de concejales las indicaciones que han venido estudiando al Pan Regulador de Chillán.

La idea es que los ediles puedan analizar el documento y posteriormente ser discutido con la comunidad local a través de sus dirigentes, de tal manera que puedan surgir otros elementos relevantes de ser plasmados en el texto definitivo.

En altura, pero con límites
Entre los temas que tienen que ser integrados al documento maestro de desarrollo local se encuentra la necesidad presentada por la Cámara Chilena de la Construcción de fomentar con mayor énfasis la construcción de edificios de gran altura en el centro de Chillán y hasta las cuatro avenidas.

La presidenta local de la CCHC, Claudia Rigall, confirmó que durante el mes de julio solicitó audiencias con el alcalde Sergio Zarzar, el jefe de Obras Flavio Barrientos y el asesor urbanista Nelson Anabalón, con el fin de suministrarles insumos e ideas respecto del modelo de ciudad que quieren potenciar.

La dirigenta recalcó que efectivamente como gremio pretender potenciar un desarrollo de edificaciones de mayor altura, pero de una manera tal que la ciudad no pierda su sello particular.

Agregó que esperan que en la urbe se puedan construir elevadas edificaciones, pero con límites y “siempre que se pueda”, lo que implica un modelo donde la prioridad es evitar el excesivo crecimiento horizontal, el sobrepoblamiento de zonas externas y en cambio se densifique el centro con los beneficios que esto puede traer.

Claudia Rigall expresó que como entidad gremial “somos partidarios de crecer en altura, pero no de una manera desproporcionada”.

La profesional agregó que en las conversaciones agendadas con el gobierno comunal pretenden además plantear otros elementos que pueden ser incluidos en el Plan Regulador, como es el desarrollo de un tercer acceso a la ciudad de Chillán, tema que está siendo estudiado por el municipio chillanejo.
Se suma a ello que sugieren la implementación de políticas que tengan como objetivo la renovación de barrios urbanos y consolidarlos como polos de desarrollo y atracción de inversiones.

Proceso rápido
Hasta donde se conoce, la municipalidad apostaría por una renovación rápida del Plan Regulador, de tal manera que pueda ser resuelto en unos seis meses.

La otra opción sería una modificación que tardaría unos dos años.

Cuando se inició el estudio del Plan Regulador, la municipalidad planteó como tema modificable la altura de las edificaciones dentro de las cuatro avenidas, ya que las restricciones del actual documento aparecerían como insuficiente para las necesidades de las constructoras, las que requieren edificios elevados para hacerlos rentables.

Si se decidiera elevar la altura de las edificaciones en la ciudad a través de una enmienda, ello daría como resultado la posibilidad de tener construcciones hasta un 25% más elevadas que lo que permite el actual plan.

Lo que quedó claro es que una vez desarrollada una enmienda sobre un tema específico, posteriormente no se podría sumar otra sobre ella. Así, si se interviniera la altura de los edificios, no podría volver a ser aprobada una elevación por otro 25%.

El Plan Regulador actual, tal como está concebido, mantiene equilibrios internos. Es por ello que si se liberara la altura de las edificaciones en una determinada área, como puede ser el anillo exterior del centro, afectaría las densidades de ese sector y conduciría a recalibrar las densidades de zonas contiguas y emprender otros estudios, lo que daría como resultado otro Plan Regulador totalmente diferente.


Se suman a aquellos temas una eventual rectificación a la paridad que debe existir entre departamentos y estacionamientos en las edificaciones, lo que ha sido criticado por empresarios, pues igualmente afecta la rentabilidad de las iniciativas de inversión.


Otro argumento que la CCHC esgrime para aumentar la altura de los edificios es que Chillán goza de una muy buena calidad de suelo para edificación en altura y hoy se cuenta con una norma estructural más exigente, dando aún más garantías a los proyectos. 

Opinión de concejales

Desde el Concejo Municipal Camilo Benavente, presidente de la Comisión Obras, indicó que la ciudad se debe densificar “a través de edificios en el centro, pero salvaguardando la identidad local y el carácter de ciudad amable y a escala humana como es Chillán”.

Agregó que durante la renovación del PRC deben quedar expuestos con mayor claridad temas como las futuras vías estructurantes que tendrá la ciudad, así como calles, avenidas y arterias en las áreas de expansión que son previsibles en el norte, oriente y poniente.

La concejala Nadia Kaik destacó que la ciudad “debe generar políticas claras para su desarrollo, pensando no en cinco años sino que en 20  o más, pues entendemos que la urbe crecerá como consecuencia de ser futura capital regional”.


Víctor Hugo Sepúlveda en tanto, sostuvo que “es innegable que la ciudad tiene un sinnúmero de requerimientos y el Plan Regulador debe integrar a todos los sectores. Desde esa perspectiva no puede ser hecho para beneficio de un solo sector (como los constructores)”, planteó.

Comentarios