“El deporte me devolvió a la vida”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: La Discusión 2017-07-04

En 2001, en una operación militar que enfrentaba al frente 47 de la guerrilla de las FARC, el otrora sargento Samuel Bocanegra perdió su pierna izquierda al pisar una mina antipersonal que tenía material fecal. 

Desde entonces su vida se fue a negro. “Pensé que no tenía sentido vivir”, cuenta repasando su vida.

Pero el año 2004 conoció las carreras de calle y se enamoró del “running”. Fue así como el año 2004 comenzó a correr diversas corridas de 10, 15 y 21 kms., luego hizo maratones, ultramaratones, “trail”, y finalmente terminó haciendo el Ironman.

Fue tras correr la Vuelta a Colombia, en la que recorrió  10 maratones durante 10 días, que se dio cuenta que podía transmitir un mensaje al mundo a través del “running”.

“La guerra y el narcotráfico traen muerte, amargura, dolor, y nosotros necesitamos reconstruir a Sudamérica, a Colombia, y salvarla de las manos de los narcotraficantes que han hecho daño al país. Una forma de hacerlo es decirle a la gente venga, no tenemos porque pelear, ni usar armas para acabar con estos bandidos que nos han quitado piernas, brazos, nos han dejado en sillas de ruedas, pero no nos han quitado los sueños”, confiesa emocionado.

Por Chile y Sudamérica
Inspirado en este sentimiento se propuso recorrer 7 mil kms. por toda Sudamérica, arrancando en Chile. Ya trotó 450 kms. entre Santiago y Chillán y este lunes, pasado las 11.00 horas, tras visitar el municipio, partió, acompañado por su inseparable perro pastor belga llamado Graco, y dos “runners”  locales que lo acompañaron  hasta la salida sur, rumbo a Bulnes, y luego hasta llegar a Puerto Montt. Luego correrá rumbo a Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

“Hay dos o tres etapas que son de 10 kms., de acuerdo a los pueblos, y las etapas más largas son de ocho horas de trote en promedio. La máxima son de nueve, que la hice de Santiago a Paine. Ahora correré en promedio diariamente entre dos a ocho horas.

- ¿El deporte te rescató del infierno?
- Así es, me devolvió a la vida. Cuando pisé la mina antipersonal morí, perdí todo. Mi familia, mi hogar, mi vida social, mi profesión como militar, y el deporte me recuperó. Lograré el objetivo cuando le enseñemos al mundo que las balas no van acabar con nuestros sueños y que el narcotráfico destruye a los pueblos.

Comentarios