Primer semestre cierra con repunte de la inversión local

Por: Roberto Fernández 12:35 PM 2017-07-02

Durante el primer semestre de 2017, un total de 17 proyectos a ejecutarse en la Provincia de Ñuble fueron ingresados a tramitación ambiental, los que en total representan una inversión de 170,2 millones de dólares, es decir, 435% más que en igual semestre de 2016. De estos 17 proyectos, tres corresponden al sector energético, los que suman US$61,2 millones, en tanto, cinco son del rubro inmobiliario y hotelero, por un total de US$97,5 millones.

En términos comparativos, se trata de un número relevante, tanto por el número de iniciativas como por la inversión involucrada. Basta revisar las estadísticas del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) para constatar que en ningún semestre de la presente década se registró mayor cantidad de proyectos en tramitación. La cifra más alta fue de 12 proyectos ingresados en el segundo semestre de 2013. 

En tanto, al comparar volúmenes de inversión, se observa que el segundo semestre del año pasado sumaron 453,8 millones de dólares, lo que fue incidido por la central Las Arcillas, en Pemuco, por US$400 millones; mientras que en el segundo semestre de 2014 los proyectos totalizaron US$859,4 millones, cifra también abultada por un proyecto energético: la central El Campesino, en Bulnes, por US$804 millones.

Al revisar la evolución de la inversión proyectada, tomando como referencia los registros de ingreso de proyectos al Sistema de Evalación de Impacto Ambiental entre 2011 y 2017, se observa una pérdida de dinamismo entre los años 2014 y 2016, en materia de volumen de inversión (excluyendo las dos centrales termoeléctricas mencionadas), sin embargo, en el primer semestre de 2017 los números parecen indicar que se está produciendo una recuperación en la zona, donde destacan inciativas como el Casino Marina del Sol (US$55 millones), la minicental hidroeléctrica Radales (US$40 millones), y los conjuntos habitacionales Barrio Las Pataguas (US$18,4 millones) y Arboleda Lantaño (US$16 millones).

Realidad nacional

El comportamiento observado en Ñuble contrasta con la realidad que se observa a nivel nacional, en que la inversión ingresada a trámite ambiental en el primer semestre de 2017 registró una baja del 53%, equivalente a US$25.479 millones, respecto al mismo período del año anterior. En el primer semestre de 2017 iniciaron su tramitación 336 proyectos, que en total suman una inversión de US$22.224 millones, mientras que en el primer semestre de 2016 sumaron US$47.703 millones, aunque conviene precisar que esta última cifra fue abultada por algunas iniciativas específicas en los rubos minero y de energía.
Según algunos analistas, esta disminución es atribuida a una caída en la credibilidad en cuanto a crecimiento económico y a la factibilidad de los proyectos, en que los titulares de éstos estarían a la espera del “momento adecuado” para la inversión, vale decir, cuando se disipe la incertidumbre.

Hay que considerar, sin embargo, que el ingreso de un proyecto a tramitación ambiental supone el inicio de un proceso que puede tardar dos años, e incluso después de aprobado, puede pasar un tiempo prolongado antes de que se concrete, como ha ocurrido en Ñuble con iniciativas como las centrales Newenkutral y El Campesino, la primera, por falta de financiamiento, y la segunda, por la judicialización posterior a la aprobación.

¿Reactivación?

¿Se puede concluir que las cifras que se observan en Ñuble son una señal de reactivación económica? En opinión de los expertos, aún es prematuro afirmar que se trataría de una reactivación, sin embargo, precisan que de todas maneras es conveniente poner atención a este volumen de proyectos, considerando que su ejecución debiera comenzar a percibirse a partir del próximo año, tanto en materias como la generación de empleos y su impacto en la economía local.

Más allá de eso, los pronósticos macroeconómicos apuntan a que a partir del próximo año se comenzará a observar un leve mejoramiento del crecimiento a nivel nacional, con un alza de 2,5%, es decir, un punto más que el previsto para 2017. Según expuso el seremi de Economía, Iván Valenzuela, “el inversionista busca rentabilizar su negocio en el menor tiempo posible, y cuando las condiciones están dadas, llevan a cabo sus inversiones, ésa es la principal variable”.

Valenzuela reconoció que el contexto de desacelaración económica que atraviesa el país se refleja en la inversión, donde entran a jugar variables como el precio de los commodities. Consultado por las críticas respecto de la excesiva tramitación ambiental, desestimó que ello sea un factor en la contracción de la inversión, y argumentó que cuando una empresa presenta un proyecto bien elaborado, no debiera enfrentar problemas en su evaluación. “Distinto es el caso de la judicialización de los proyectos, en que eso ocurre una vez que está aprobado y se debe la mayoría de las veces a que el titular del proyecto no ha hecho un adecuado trabajo de socialización con la comunidad, “un trabajo de valor compartido”.

Por su parte, el director (I) de la Escuela de Administración y Negocios de la Universidad de Concepción, Rodrigo Fuentes, comentó que “es importante destacar que para que exista empleo, debe haber cierto nivel de inversión. Si yo veo los niveles de desempleo actual no son altos, aunque lo ideal sería estar en torno al 5%; ahora sí me preocupan los bajos niveles de inversión en Ñuble, porque eso se va a notar en el empleo luego”.

Según el académico, “puede haber decisiones de inversión que están congeladas a nivel nacional, por distintas razones, políticas o económicas, pero hay que considerar que cuando un inversionista está haciendo una evaluación de un proyecto, y tiene que calcular lo que más afecta su inversión, están los impuestos y la tasa de descuento, entonces, ante cambios tributarios, es natural que haya cambios en la inversión (...) Es un tema de falta de certezas, de hecho, si hubiera una política que dijera ‘cambiemos los impuestos una vez, pero no los volvamos a tocar en diez años más, eso podría ser una decisión de país que le dé seguridad a los empresarios sobre los valores importantes, pero sabemos que eso es difícil”.

Comentarios