Desempleo sorprende y se ubica bajo el promedio nacional

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 11:05 PM 2017-07-01

Si bien los pronósticos apuntaban a un empeoramiento del empleo en la zona, el INE sorprendió ayer al informar que la desocupación en Ñuble en el trimestre marzo-mayo anotó un 6,4%, guarismo superior en apenas 0,2 puntos porcentuales al registrado en igual periodo del año pasado, e inferior en 1,1 puntos respecto del trimestre anterior (febrero-abril).

De esta forma, la tasa de Ñuble se ubicó por debajo del promedio nacional (7,0%) y el regional (6,8%). De hecho, si Ñuble fuera una región, sería la sexta con menor desempleo del país.

Sin embargo, para el analista cuantitativo del Observatorio Laboral Ñuble FACE UBB, Héctor Garrido, “el dato realmente sorprendente fue la brusca alza del desempleo en el trimestre móvil inmediatamente anterior. Si analizamos la variación interanual, ésta fue de apenas un 0,2 puntos, lo que da cuenta de que las condiciones macroeconómicas se han mantenido más bien estables”. 

En esa misma línea, Garrido sostuvo que “la tendencia de la tasa de desempleo en Ñuble va a la baja”.

Según explicó el seremi de Economía, Iván Valenzuela, en el periodo analizado se contrajo la fuerza de trabajo en un 2,2% en 12 meses, con la salida de 5.210 personas del mercado laboral, “y eso se debe al ciclo laboral, porque cuando empieza el invierno, muchos ya no buscan trabajo en algunos sectores económicos cíclicos, como la agricultura”. En ese sentido, al comparar la fuerza de trabajo con el trimestre anterior, se observa la salida de 3.570 personas (1,5%).

En el caso de Chillán-Chillán Viejo, que el trimestre anterior anotó un 8,8% de desocupación, en marzo-mayo mostró un 6,6%, mismo guarismo que en igual trimestre del año pasado.

En este caso, la causa no se puede atribuir a la contracción de la fuerza de trabajo, de hecho, se incorporaron 2.120 personas al campo laboral, con un alza interanual de 2,2% y de 2,8% en la comparación trimestral, con 2.640 personas adicionales. La explicación tiene que ver más bien con la recuperación del dinamismo en algunos sectores, como el comercio y la construcción.

Precarización
Un aspecto que preocupa a los analistas es la precarización del empleo, tanto a nivel nacional como local, y que se refleja, por ejemplo, en el incremento de los empleos por cuenta propia, siguiendo una tendencia que se viene observando en los últimos trimestres.

En marzo-mayo se estimó en 48.190 el número de trabajadores a cuenta propia, cifra 5,3% superior en el análisis interanual, al incorporar a 2.430 personas, con un aumento trimestral de 0,6%.

Recuperación del consumo
En el análisis por sectores económicos, los que crearon más puestos de empleo en la comparación interanual fueron: comercio, con incremento de 4.250 ocupados (13,0%); agricultura, con 1.550 trabajadores adicionales (3,5%); y construcción, al generar 1.540 puestos de trabajo (11,0%).


Mientras que aquellos que perdieron ocupados fueron: administración pública, al restar 3.170 personas (18,4%); alojamiento y servicio de comidas, debido a la salida de 1.660 ocupados (14,9%); y transporte, consecuencia del retiro de 1.060 trabajadores (9,2%).

Valenzuela destacó que el dinamismo mostrado por el comercio y la construcción “está dado por la baja en la tasa de interés del Banco Central, que ha estimulado el consumo”, y que se refleja en las ventas de bienes de consumo y también de bienes durables, como los automomóviles y las viviendas. En ese sentido, expuso que en el sector construcción, hay proyectos de arrastre que se están ejecutando. 

Por su parte, Héctor Garrido planteó que “han comenzado a aparecer algunas señales de mejora en la economía nacional, que pueden estar reflejándose también en el plano local, que pueden estar mejorando las expectativas de los agentes económicos, debido a, por ejemplo, el actual escenario electoral, un aumento en el precio del cobre y una caída en el precio del petróleo, así como un aumento del IPSA, que viene a representar en cierta medida las expectativas de inversión de las grandes empresas”.

Según el profesional, “todo esto puede estar repercutiendo en un mayor consumo por parte de las familias, efectivamente. Sin embargo, para confirmar una tendencia es necesario dejar pasar el tiempo”.

Proyección
Consultado por el comportamiento del desempleo en los próximos meses, el seremi de Economía manifestó que al observar la tendencia histórica, advirtió que en el próximo trimestre debiera repuntar, aunque descartó que llegue a los dos dígitos, para comenzar a bajar a partir de julio-septiembre o en agosto-octubre.

Comentarios