Chillán declara la guerra a viejos focos de sodio

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:35 AM 2017-06-29

La municipalidad intentó el año pasado cambiar las luminarias de sodio.

La ordenanza define los tipos de luminarias que serán instaladas en la ciudad.

15 mil puntos luminosos existirían en la ciudad según el catastro de 2016.

Ayer fue aprobada en primera instancia la nueva ordenanza que obligará a las constructoras y empresas inmobiliarias a instalar luminarias LED en cada uno de sus proyectos, la cual es un paso previo al recambio general de focos en la ciudad.

El proyecto fue presentado en comisión Obras con carácter de urgencia por el gobierno comunal y a pesar de algunas discrepancias de fondo, fue aceptado por los cuatro ediles presentes, lo que permite avizorar que no habrá dificultades para que sea una norma de cumplimiento obligatorio desde la próxima semana.

La municipalidad tenía buenas razones para querer que el documento sea tramitado y despachado en tiempo récord, pues está motivada en modernizar la red lumínica de la ciudad y no le conviene que las constructoras insistan con modelos antiguos y que consumen más energía.

Fue precisamente ese uno de los arguementos esgrimidos por el jefe del Departamento Eléctrico de la municipalidad, Domingo Díaz, para convencer a los ediles sobre la importancia de apurar el proceso y pasar a la votación en sala en breve.

Durante el debate el concejal Patricio Huepe insistió en la necesidad de incorporar dentro de la normativa el soterramiento de los cables en los nuevos desarrollos habitacionales de la ciudad, lo que es un requerimiento que viene siendo observado por los ediles locales desde hace más de diez años.

Sin embargo, tanto Díaz como el director de Obras, Flavio Barrientos, expusieron razones técnicas que hacen compleja la dictación de una ordenanza de ese tipo al menos junto con el documento presentado ayer.

En todo caso, el compromiso asumido por el municipio es estudiar la elaboración de una ordenanza que evite que la ciudad se siga llenando de cables de energía. Pero desde ya se aclara que lograr una norma como esa sería negativa sobre todo para el desarrollo de viviendas sociales, pues las constructoras manejan márgenes de rentabilidad no muy elevados los que se estrecharían más al imponer un costo muy elevado al obligarlas a establecer redes bajo tierra.

Las explicaciones de por qué no se integraba a la ordenanza el tema del soterramiento de las líneas fue aceptada por Huepe y otros ediles solo porque se razona que no se puede postergar la normativa que impedirá que siga la proliferación de luminarias de sodio.

En otro momento de la discusión, la concejala Nadia Kaik expuso que la nueva norma de luminarias LED tendría que apuntar hacia sistemas de alimentación solar como los que existen en Valdivia y otras comunas lo que reduciría los costos de energía que paga el municipio.

La idea fue recogida por el ingeniero eléctrico Domingo Díaz quien iniciará una ronda de consultas y de viajes a las comunas donde las luminarias LED integradas a paneles solares pueden haber tenido éxito con el fin de replicar el modelo en Chillán.

Pero igualmente esa iniciativa sería postergada, pues en la actualidad, plantea Díaz, la urgencia es tener en breve plazo una norma que obligue a las empresas a poner luminarias LED en cada nueva villa y población de la ciudad.

El ingeniero señaló que la ordenanza tendrá efecto sobre todas aquellas construcciones que sean gestionadas depués de que sea publicada, lo que obliga a que su aprobación sea en breve pazo.

El concejal Camilo Benavente dijo que el gobierno local tiene los votos necesarios para validar la normativa si es que fuera presentada el próximo lunes 3 de julio en sesión de concejo ordinaria.

Agregó que lo relevante es que “la municipalidad tiene que adelantarse a las constructoras que insisten en usar luces de sodio mientras que lo que quiere la ciudad, es avanzar en tecnología LED”.

Domingo Díaz planteó que esta ordenanza es complementaria al proceso de recambio de luminarias LED que ejecutará la ciudad una vez que concluyan los estudios en marcha. Se trata de una nueva tentativa para moderniza la red lumínica luego de que el año pasado el municipio abortara la licitación para cambiar 15.000 puntos luminosos.

Díaz indicó que para ejecutar el recambio general de las actuales luces de sodio tienen que concluir el plan de catastro y luego solicitar recurso al Ministerio de Energía o asumir el cambio mediante endeudamiento local.

Comentarios