Felipe Harboe y supuestos vicios de constitucionalidad de Ñuble Región

Por: Isabel Charlin Fotografía: Victor Orellana 2017-06-28

Ad portas que el proyecto que crea la Región de Ñuble sea aprobado en el Congreso, la negativa de parte de ciertos sectores empresariales de Concepción a que se divida el territorio resurgió el fin de semana, en la voz del abogado constitucionalista, Augusto Quintana, quien plantea que la iniciativa no pasará el examen del Tribunal Constitucional, instancia que por ley, debe revisar el texto antes que éste sea promulgado.

El abogado de la U. de Chile planteó a El Diario de Concepción, que “el proyecto de ley no subsana, aún, al menos dos vicios constitucionales que nosotros hemos dado a conocer en la Cámara de Diputados. En primer lugar, no subsana que la Región del Bío Bío que resulte de la división, va a tener una representación parlamentaria menor  a la de otras regiones que tienen una población menor a la futura Región del Bío Bío. Va a tener tres senadores, cuando hay territorios menos poblados que tienen cinco senadores ( )... Y en segundo lugar, los actuales consejeros regionales del Bío Bío fueron electos para representar a la Región del Bío Bío, no a la Región de Ñuble”, sostuvo Quintana.

Cuestión zanjada
Para el senador, Felipe Harboe, “la derecha, en general, cuando hay una política pública que no le gusta, usa el Tribunal Constitucional como una tercera cámara o cámara revisora. Ha pasado con el binominal, con la reforma laboral, la tributaria, y va a pasar con el aborto y el matrimonio igualitario. Pero más allá de eso, nosotros enfrentamos acá, en el contexto de la discusión de la Región de Ñuble, no solo al centralismo de Santiago, sino también al centralismo regional. Poco a poco han ido surgiendo, y se han ido sacando las máscaras, aquellas voces que no quieren que Ñuble se transforme en un poder en sí mismo, y recurren a este tipo de argumentos”.

Desde el punto de vista constitucional, aclaró el también presidente de la comisión de Constitución del Senado, “hay que tener claro que desde sus orígenes, la diferencia entre diputados y senadores es que los diputados representan un criterio poblacional o de electores, y los senadores representan territorios. En consecuencia, no existe una relación directa entre la cantidad de habitantes y la cantidad de senadores, prueba de ello es que la Región Metropolitana, con mucho mayor población que Bío Bío y las demás regiones, tiene cinco senadores, y Aysén, que tiene menos electores que Santiago centro, tiene dos. Se incurre en un error, porque se desconoce la realidad; es más, durante la discusión sobre las regiones en 1992, para efectos de la Ley Orgánica Constitucional de Gobiernos Regionales, el ex senador Gabriel Valdés hizo hincapié en esto. Por eso, por ejemplo, no se le exige residencia al senador, pero sí al diputado”, dijo.

Yendo al Derecho Comparado, agregó, “en EE.UU., los senadores se eligen por Estado, eso explica que estados muy pequeños del norte, con muy poca población, tengan la misma cantidad de senadores que Nueva York o California. Éste es un criterio que ha existido sobre todo, en congresos que son bicamerales”.

En segundo lugar, arguyó Harboe, “el Tribunal Constitucional chileno ya zanjó esta discusión, a propósito del término del sistema binominal. La derecha hizo un requerimiento similar a lo que expone este abogado, pero en relación a los distritos, que incluso podía tener más asidero, por representar los diputados a población electoral (Atacama quedó con más diputados que los que le corresponden de acuerdo a su electorado); sin embargo el TC desestimó el argumento, aún considerando que los diputados representan población, estimando que podía existir desproporción. Si eso se zanjó para diputados, con mayor razón se va a tener que desestimar un requerimiento en el caso de representantes territoriales. Aquí no se ha dejado nada a la improvisación; habrá que discutir más adelante si la Región del Bío Bío debe tener tres o cinco senadores, y es una discusión legítima. A mí no me gustan las regiones binominales, por lo que me gustaría que al final del día, Ñuble tuviera tres senadores, como Antofagasta y Los Ríos. Pero esa discusión debe ser posterior, lo que no me parece, es que se intente echar abajo el proyecto que crea la Región de Ñuble con un argumento netamente electoral”.

En el caso de los cores, el parlamentario por Ñuble insistió en que se trata de situaciones ya resueltas.

“Esto ya se vivió en Los Ríos y Arica, y no hubo ningún problema. Es más, antes los cores eran elegidos indirectamente, y ahora directamente, por lo que tienen aún mayor representatividad en cada uno de sus territorios. Mi percepción es que este tipo de cuestionamientos más bien esconden un objetivo, que es evitar la desconcentración del poder desde la capital regional”, sentenció. 

Comentarios