Proyectan minicentral de pasada en El Carmen

Por: Roberto Fernández Fotografía: ARCHIVO 08:30 AM 2017-06-27

Con San Antonio suman tres las centrales que se proyectan en el río Diguillín, junto a Halcones y Radales.

El proyecto se emplazará ocho kilómetros al suroriente de Recinto.

Una minicentral hidroeléctrica de pasada en un estero afluente del río Diguillín pretende desarrollar la empresa Ingeccka SpA, domiciliada en Los Ángeles, que entregará una potencia máxima de 1,57 MW. Se trata de San Antonio, denominada así porque se ubicará al interior del homónimo fundo, en El Carmen.

El titular ingresó el 26 de mayo ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) Bío Bío una consulta de pertinencia sobre el sometimiento del proyecto al sistema de evaluación de impacto ambiental, solicitud que está siendo analizada por el organismo, y que de ser acogida, evitará que la empresa debe presentar un estudio o Declaración de Impacto Ambiental, atendiendo a que se trata de un proyecto de generación pequeño, pues la legislación exige este trámite solo a aquellas centrales de 3 MW o más.

Según el documento, el proyecto consiste en el diseño, construcción y operación de una minicentral que aprovecha el caudal del estero existente al interior del fundo, con un caudal de diseño de 0,8 metros cúbicos por segundo y una altura de caída de la columna de agua de 223 metros.

El caudal será utilizado para la generación de energía eléctrica mediante su paso por una turbina de tipo Pelton, acoplada a un generador que entregará una potencia máxima de 1,57 MW.

La energía generada será transmitida hacia la red existente en 23 KV, mediante una canalización subterránea de 250 metros de longitud. 

El proyecto se emplaza en la ribera sur del río Diguillín, 11 kilómetros aguas abajo de la confluencia de este con el estero Relbún y a aproximadamente ocho kilómetros al suroriente de Recinto.

El monto total de inversión se estima en US$3,2 millones (2.115 millones de pesos),  lo que incluye los derechos de agua, servidumbres y el terreno.

Reserva de la Biósfera
San Antonio es la tercera minicentral que se pretende construir en la cuenca del Diguillín. 

Anteriormente la empresa Aaktei SpA presentó estudios de impacto ambiental para la construcción de las minicentrales de pasada Halcones (en 2013, aún en calificación) y Radales (en 2017, desistido temporalmente), las que en caso de concretarse tendrán una potencia de 11 y 15 MW, respectivamente. Ambos proyectos han sido duramente cuestionados por grupos ambientalistas y organizaciones de vecinos de la comuna de Pinto.
Si bien se trata de una central pequeña, su emplazamiento corresponde a un lugar cercano a la Reserva de la Biósfera “Corredor biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja”.

En el documento se precisa que la bocatoma se encuentra al interior de la “zona de amortiguamiento” de la reserva, en tanto, la casa de máquinas se emplazará en la “zona de transición”.

“La obra de bocatoma se encuentra 2,1 kilómetros al sur del límite de la ‘zona de transición’ y a 10,6 kilómetros al poniente de la ‘zona núcleo’ de la reserva”, precisa el texto.

Se indica, además, que a partir de las conclusiones de los estudios presentados por el proyecto Halcones “no existe mayor impacto ambiental de ese proyecto respecto de los objetivos de la reserva, particularmente en lo relativo a la protección de la especie huemul”.

En cuanto al canal de aducción, que conducirá el agua desde la bocatoma hasta la casa de máquinas, tendrá 2.710 metros de longitud, se emplazará soterrado a un costado del camino existente, requiriendo para ello la deforestación de 3 mil metros cuadrados.

Comentarios