64 rescates de animales al año hace el SAG en Ñuble

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando Villa 2017-06-24

Indignación causó en mayo pasado el hallazgo de tres zorros culpeos muertos en el sector de Bustamante, en la comuna de Coihueco.

De acuerdo a lo revelado por el lugareño que encontró a las especies, la causa de la muerte habría sido producto de la irresponsabilidad humana, ya que sus cuerpos estaban atrapados en “huaches” o trampas de alambres utilizadas comúnmente para cazar conejos.

El hecho fue entendido por las autoridades coihuecanas como un atentado a la biodiversidad de la comuna, razón por la cual presentaron una querella contra los que resulten responsables.

Mejor suerte corrió un  puma cachorro que fue atropellado a la altura del kilómetro 28 de la Autopista del Itata a inicios de mes. Tras recibir atención primaria en el Bioparque Quillón, el mamífero fue derivado hasta el Centro de Rescate de Especies Silvestres de la Universidad de Concepción (UdeC) sede Chillán.

El caso más reciente de animales silvestres encontrados con algún tipo de afección se dio el pasado lunes. Una ejemplar de cóndor fue hallada por funcionarios de Carabineros del retén de Las Trancas.

Tras evaluarse su condición, se condujo al ave carroñera hasta las dependencias del establecimiento especializado de la UdeC en la capital provincial.

El despliegue de  las redes de apoyo y coordinación en los tres escenarios vividos responde a que las especies silvestres están dentro del grupo de fauna protegida por la Ley de Caza, norma que busca conservar la existencia de los animales en peligro de extinción, vulnerables, raras, escasamente conocidas y que sean beneficiosos para la actividad silvoagropecuaria y el ecosistema.

SAG al rescate

El Servicio Agrícola Ganadero (SAG) es el organismo encargado en el país de garantizar la preservación de la fauna nativa.

El encargado regional de Recursos Naturales Renovables del SAG, Erik Arévalo Aceituno, explica que las especies protegidas más rescatadas en Ñuble son los pudúes, zorros, aves rapaces (como lechuzas, peucos y aguiluchos), pumas, culebras y anfibios. 

“No debemos olvidar que toda la fauna silvestre cumple roles tanto benéficos como de equilibrios ecológicos, por lo que cualquier situación que afecte las poblaciones, lo veremos de alguna manera reflejado en la disminución de éstas y otros efectos no deseados en el equilibrio ecológico”, aclara.

El funcionario explica que en el trienio 2014 y 2016 se han logrado recuperar y liberar un total de 193 individuos en nuestra provincia; es decir, un promedio de 64 al año, principalmente pudúes, aves rapaces, pumas y zorros.

En lo que va del 2017, comenta Erik Arévalo, ya son 41 los animales rescatados.

Gestión

Luego de que el SAG recibe la denuncia sobre el caso de un animal protegido en peligro, activa un plan de contingencia que se inicia con la recuperación de la especie y una evaluación que permita determinar si es posible una liberación inmediata o requiere de algún procedimiento más específico. 

“Si requiere de algún procedimiento es derivado a un centro de rescate autorizado por SAG. En la región a la fecha existen tres centros de rescate y su totalidad trabaja en coordinación con el SAG”, explica.

Una vez recuperado el animal y de acuerdo al acta médica de alta entregado por este centro de rescate, se define la destinación del individuo.  Puede ser liberación a su medio natural o destinación a algún establecimiento tenedor de fauna, para lo que existe un procedimiento que permite seleccionar a nivel nacional el mejor lugar de destino para su permanencia.

En la situación de que se advierta que el daño en la salud de los animales se debe a ataques directos y con premeditación por parte de personas, el SAG ordena la realización de peritajes respectivos con información en terreno, (registros escritos, declaraciones y fotografías), información que posteriormente se entrega al Ministerio Público (Fiscalía local).

UdeC Chillán

Alrededor de 30 individuos silvestres ha atendido este año el Hospital Clínico Veterinario de la UdeC Chillán, entre pumas, quiques, cóndor hembra y otros, detalla su director Sergio Cofré.

“Hacemos prestaciones médicas y exámenes complementarios a los animales que nos llegan al hospital”, precisa el profesional y añade que la labor la vienen realizando desde hace 15 años.

Cofré puntualiza que si bien mayormente las especies atendidas fueron llevadas por funcionarios del SAG, muchas veces se da que la gente acude a ellos directamente con algún ejemplar en malas condiciones.

“Ocurre que se encuentran estos animales en las calles o carreteras; como algunos ya saben la mecánica nuestra, los traen directamente al hospital y nosotros hacemos el nexo con el Centro de Rescate de Fauna Silvestre de la universidad acá en Chillán”, comenta.

El académico recalca que mientras menos tiempo están hospitalizados los pacientes es mejor, y si bien hay algunos que requieren algún tipo de terapias o cirugías, no deberían estar más allá de dos o tres semanas antes de prestarles la atención en el Centro de Rescate.

Comentarios