Carretera hídrica

Por: La Discusión 09:20 AM 2017-06-24

La disponibilidad de agua a lo largo de Chile es completamente asimétrica, pues mientras en las regiones del norte este recurso se ha convertido en un bien estratégico, en el centro y sur se estima que durante el invierno se pierde cerca de un 84% del agua de los ríos en el mar, debido a que no se embalsa ni se aprovecha completamente. 

Ante esta realidad, el empresario Juan Sutil, uno de los principales exportadores de fruta en Chile, ha levantado una propuesta tan ambiciosa como innovadora, que consiste en transportar agua de los ríos de las regiones del sur a las del norte. 

Transferir un factor productivo desde una zona geográfica donde ese factor es excedentario, a una zona donde es escaso, es el concepto bajo el cual se construye la llamada Carretera Hídrica entre la Región del Bío Bío y Atacama,  proyecto que representaría una inversión de US$20 mil millones y permitiría regar un millón de nuevas hectáreas y crear un número similar de empleos agrícolas. 

Así lo plantea al menos el empresario que también controla Frutícola Olmué, en el contexto de presentaciones que viene realizando en todo el país y que se enmarcan en su interés por sensibilizar a diferentes actores del mundo privado y público respecto de la conveniencia de esta iniciativa en la que comenzó a trabajar hace 3 años y que espera sea acogida por quien asuma la presidencia de la República en 2018. 

Para el empresario, debe concebirse como “una tarea país y tener máxima prioridad”, atribuyéndole un sentido estratégico y de urgencia que refleja su convicción, pero que no cayó muy bien entre los directivos de organizaciones de regantes locales que asistieron a su presentación el pasado jueves en Chillán. Ellos saben que cuando el Estado prioriza un proyecto hay otros proyectos que son postergados y es precisamente ese efecto rebote el que temen pueda afectar a iniciativas largamente esperadas en Ñuble, como los embalses La Punilla, Chillán y Zapallar, que llevan décadas esperando ser construidos.

Sutil plantea utilizar el mismo modelo de concesiones del MOP para su financiamiento y en cuanto a su operación propone el sistema swap, o sea que quienes utilicen el agua en algún punto del país tendrán que pagar por el uso a los propietarios, ubicados en cuencas excedentarias. Este último término también generó dudas entre los regantes, pues consideran que pudiera ser cuestionable en atención al cambio climático y su efecto sobre la disponibilidad de agua en la zona. Por lo mismo, no solo se requieren conocer los resultados de los estudios de factibilidad y de demanda, sino que también un serio estudio de la oferta, que considere la real disponibilidad de agua en las regiones excedentarias, así como también la proyección de demanda en ellas para el mismo periodo.

La Carretera Hídrica es un proyecto ambicioso, futurista y por ende, muy atractivo, que merece ser analizado y discutido por todos los incumbentes en esta materia, sobre todo de universidades y centros de estudio. Su promoción a nivel ciudadano es positiva, pero una obra faraónica como ésta, más que adhesión o simpatía social, requiere un debate profundo, especializado y transparente para evitar errores que no tendrán remedio y pueden costarle muy caro a varias generaciones de chilenos.

Comentarios