Ocho de los 10 “casinos” clausurados abrieron hoy

Por: Edgar Brizuela 09:10 PM 2017-06-22

Fiscalización municipal canaliza las solicitudes de control de otras entidades municipales y de la comunidad

La entidad notificará a 25 casinos respecto de la prohibición de funcionamiento.

La Municipalidad de Chillán prepara las acciones legales correspondientes contra todos aquellos establecimientos que a pesar de haber sido clausurados, abrieron sus puertas transgrediendo las normativas locales.

El gobierno comunal pudo constatar a través de sus inspectores que de 10 salas de juego que fueron clausuradas la última semana, ocho abrieron ayer, rompiendo los sellos y la prohibición de funcionamiento decretada.

El director de Inspección, Daniel Fuentes Almendra,  comentó que desde ahora será el Departamento de Jurídica el que se encargará de diseñar las querellas contra los establecimientos que transgreden la normativa y están en rebeldía.

El sociólogo agregó que seguirán en terreno para notificar de las clausuras a todos los locales comerciales que están incumpliendo la ley de rentas municipales y que carecen de permisos para operar, tienen deudas con el municipio o modificaron unilateralmente el giro.

Las advertencias a los contribuyentes ha derivado en una mayor actividad de parte de los funcionarios de Inspección Municipal, quienes son un grupo reducido y parecen no dar abasto para cumplir con todas las tareas encomendadas.

Personal ajustado
Fuentes indicó que el departamento tiene solamente 22 personas, de las cuales 14 corresponden a fiscalizadores y de ellos cuatro están permanentemente asignados al Mercado Municipal, más una cifra igual para el área concesionada de parquímetros.

Los fiscalizadores deben hacerse cargo de vigilar el cumplimiento de las normativas relacionadas con las direcciones de Medio Ambiente Aseo y Ornato, Tránsito y Trasporte Público, Obras Municipales y Administración y Finanzas.

El encargado precisó que lo ideal es que esa unidad municipal crezca en cantidad de fiscalizadores, pues con “185 mil habitantes y 47.000 hogares tenemos desafíos diarios, como por ejemplo verificar el cumplimiento de la Ley de Urbanismo y notificar las construcciones mal diseñadas o que carecen de permisos”.

Además la entidad tiene como tareas permanentes notificar las deudas con el municipio por parte de contribuyentes, advertir sobre las clausuras de establecimientos y otros temas que requieren que de manera permanente  se potencie el departamento.

Sonómetro
Entre los objetivos prioritarios de la unidad está la adquisición de un sonómetro que les permita fiscalizar el cumplimiento de artículos puntuales de la ordenanza del Medio Ambiente.

La entidad posee un equipo que mide el sonido que generan fuentes fijas, pero se trata de un instrumento que no permite ser calibrado,  por lo que no puede entregar mediciones fiables que puedan se consideradas como pruebas frente a contiendas judiciales.

La fórmula que diseñaron para comprar el dispositivo es generar una alianza con la seremi del Medio Ambiente,  la que permita postular a los 3,5 millones de pesos que necesitan para comprar el aparato.

Con el sonómetro podrán por ejemplo concurrir a industrias, talleres o fábricas de cecinas existentes en la ciudad y verificar las numerosas denuncias planteadas por vecinos que se quejan de ruidos molestos en diferentes horas de día.

Para el jefe de Inspección se trata de una necesidad básica que les permitirá independencia y capacidad de gestión y no solicitar la presencia de equipos de fiscalizadores regionales para atender reclamos que se originan en la ciudad y que deben ser atendidos con urgencia.

Comentarios