Productores apícolas de Ñuble apoyan a jóvenes haitianos

Por: Susana Núñez 2017-06-16

Abrir camino en el mundo laboral a ciudadanos haitianos es lo que buscan los productores apícolas de la provincia de Ñuble, quienes han logrado establecer vínculo laboral con algunos de los tantos que han llegado a Chillán con anhelos de un futuro mejor.

La Asociación de Productores Apícolas de Ñuble, que reúne a 100 socios, se conformó el año pasado y su presidente Óscar Padilla decidió activar sus redes para generar oportunidades laborales a 15 jóvenes provenientes del país caribeño, hasta ahora al menos cinco de ellos han logrado establecer un contacto laboral.

“Me conmovió la situación de los jóvenes haitianos que deambulan por el país, que tienen que pagar gastos y los arriendos son carísimos, algunos viven hacinados y me llamó la atención la situación de desigualdad que viven y como chileno sentí la responsabilidad de apoyarlos para que se sientan cómodos”, explicó el dirigente, quien además es consultor y empresario de Biomieles.

Este viernes el productor realizó una charla de inducción sobre el proceso apícola a 10 haitianos, entre ingenieros, contadores y chefs, de 23 a 25 años, quienes no han logrado encontrar trabajo en sus especialidades, y que debido a la necesidad, están abiertos a desempeñarse en labores que les permitan tener un situación económica estable en la zona.

En el proceso apícola los jóvenes realizarán durante estos meses tareas vinculadas a la mantención y desarrollo de familias , reparación de materiales, alimentación y nutrición de abejas.

“Ellos serán contratados como auxiliares y trabajarán en la cadena completa de producción apícola, desde fabricar y mantener materiales, además en la reproducción de familias, traslado de colmenas, entre otras actividades. Ellos no se expresan tan bien en español, pero recepcionan muy bien el idioma”, detalló Padilla, quien agregó que los inmigrantes recibirán sueldo base más incentivos que permitan mejorar sus ingresos.

La organización local reúne a apicultores de Coihueco, San Carlos, Cobquecura, San Fabián, San Nicolás, Chillán, Quirihue, y Chillán Viejo, entre otras comunas, donde en la actualidad cada uno de ellos mantiene entre mil 500 a 2 mil colmenas con infraestructura mecanizada.

Algunos de ellos fueron golpeados por los incendios forestales que consumieron muchas especies nativas,  necesarias para la supervivencia y desarrollo de las colmenas, lo que ha implicado para el rubro aumentar los gastos en alimentación. “Al desaparecer tanto bosque y especies más la falta de agua estamos preocupados por eso que durante esta temporada hemos gastado muchísimo en alimentación hasta que la naturaleza nos logre proveer”.

A pesar de las dificultades que vive la actividad, algunos productores extendieron la mano a los ciudadanos haitianos y aprovecharon de llamar a otros empresarios a ofrecer oportunidades laborales, ya que la mayoría de ellos presentan un nivel avanzado de conocimientos.

Comentarios