Piden 17 años de cárcel para carabinero que mató a colega por celos

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Victor Orellana 09:30 PM 2017-06-14

Una pena de 17 años es la que enfrenta el dado de baja cabo segundo, Sebastián Andrés Fuentealba Toro, quien el 5 enero de 2016 dio muerte a Daniel Aravena Rodríguez, un carabinero de su mismo grado, ultimándolo de seis balazos, en la calle principal de Rucapequén, a escasos metros del retén de la pequeña localidad ubicada al sur de Chillán Viejo.

Fuentealba Toro fue acusado de homicidio calificado, considerando que atacó premeditadamente y en forma alevosa a un funcionario que caminaba desarmadado y de civil, puesto que se dirigía junto a sus padres al velorio de un vecino de la localidad.

La fatal balacera, por cierto, se realizó frente a los padres del funcionario asesinado, quien entonces trabajaba en el retén Las Trancas.

Quien asumió la defensa del acusado es el abogado Gumercindo Quezada, quien espera que el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán considere ciertas circunstancias como atenuantes, como un presunto estado de obsecación, teniendo en cuenta que se habría tratado de un crimen motivado por los celos, ya que Fuentealba se enteró que Aravena, había tenido un romance con quien fuera la ex polola del acusado, quien a la vez era la madre de su hijo.

“Hay otras circunstancias, pero no las puedo revelar y las expondré iniciado el juicio”, dijo el defensor en forma escueta.

Juicio arranca el viernes
Tras cumplir cerca de un año y cinco meses en prisión preventiva, el cabo Fuentealba será llevado a jucio este viernes en el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, para enfrentar los cargos que están sustentados en fuertes medios acusatorios como la gran cantidad de testigos que lo vieron dispararle a su colega.

Por otro lado, en vez de entregarse, fue detenido por funcionarios cuando estaba en el puente Quitasol, aparentemente con intención de suicidarse.

Además, el móvil está claro y no ha sido desmentido.

Fuentealba había roto con su novia, Tania y paralelamente, Daniel Aravena había roto con su pareja. Posteriormente, se  encontraron en una fiesta, se intercambiaron los números de Whatsapp y comenzaron a tener una relación que, sin embargo, tampoco prosperó y la dieron por cerrada.

Al parecer, esto no fue suficiente para el acusado.

Comentarios