“Diablos” solo quieren que se acabe este infierno

Por: Camilo Díaz Fotografía: F. Villa 10:10 PM 2016-04-04

Comenzada la segunda rueda del campeonato de la Primera B, se apostó a los duelos de local que tendría Ñublense para poder estar metido en puestos de liguilla dentro de la tabla de posiciones. Consigna que se acrecentó cada vez que el club cayó fuera de casa, donde hasta la fecha de manera inapelable ha perdido en todos sus duelos como forasteros. 

También se habló de los tres partidos consecutivos en calidad de local que se venían (Deportes Concepción, Coquimbo Unido y Deportes Iberia), y que “se tenían que ganar”.  No obstante de esos 12 últimos puntos en disputa, se obtuvo solo 1.

Tras igualar 0 a 0 con Iberia el domingo, hoy Ñublense está el puesto número 13 de la tabla del Clausura de la Primera B con 13 puntos, a cinco unidades de poder estar en puestos de liguilla, quedando tres partidos por jugar. Posibilidad remota, pero que mantiene en vilo la ilusión de adentrarse en la post temporada, o en su defecto, caer en el fracaso.

Así, con escasas opciones de poder ingresar a zona de liguilla, el plantel ya siente el golpe y la agonía de estar prácticamente fuera de dicha opción, pero no obstante apuestan aún al profesionalismo, sin desconocer la autocrítica por los duelos perdidos.

“No hay que bajar los brazos, a seguir trabajando como profesionales que somos. Quedan tres partidos más y uno nunca sabe lo que puede pasar. De esos tres partidos son dos con rivales directos como Rangers y Unión San Felipe, por lo que tenemos que seguir luchando. Quedan nueve puntos por jugar, por lo que aún tenemos una ventanita por ahí y tenemos que ser optimista y pensar en nuestras familias, que son las que también sufren con esto y están detrás de uno siempre”, comentó el volante rojo Octavio Pozo.

En tanto el goleador rojo, Sebastián Varas, admitió lo lamentable de la situación del equipo, donde “el esfuerzo estuvo, las ganas se pusieron, pero creo que esto no es de ahora, es de todo el Campeonato que nos está pasando y ya más no se puede hacer”. El ariete confirmó que dirá presente en los tres últimos duelos del club ñublensino.

“Sí, voy a jugar lo último que queda, y vamos a ver también como responden las piernas en la semana, pues ya 34 días sin hacer nada era riesgoso, pero cuando uno tiene ganas supera cualquier cosa y durante el partido me sentí super bien”, sentenció el capitán.

En tanto Daniel Briceño, quien fue de la partida con la oncena titular el domingo, es claro en que no se alcanzó el objetivo trazado.

“Lamentablemente no se pudo lograr el objetivo de entrar a la liguilla y el ascenso. El fútbol lamentablemente es así, hay momentos buenos o rachas malas. Pero no por eso uno tiene que echarse a morir. Uno tiene que levantarse, salir adelante y terminar como los profesionales que somos”, argumentó “El Abuelo”.

Comentarios