Empresario niega acusaciones de notario Bravo

Por: La Discusión 09:05 AM 2017-06-13

250 millones de  pagó Bravo por los de derechos. Luego, según la defensa, “se arrepintió”.

La formalización por “estafa” en contra de Max Sanhueza se realizará mañana.

Arrepentido de haber ido a hacer un escándalo, con altavoz incluído, a la notaría de Joaquín Tejos, se mostró el empresario automotriz, Max Sanhueza, quien mañana sería formalizado por el delito de estafa, en un caso que involucra a otro notario, el ya retirado Manuel Bravo.


El caso, que se hizo público luego que se subiera a Internet un video con el escándalo en que Sanhueza acusaba a Tejos de no cumplir con su trabajo vulnerando el derecho de los usuarios, apunta a una venta frustrada entre Bravo y otro empresario, el penquista Raúl Carrasco Fuentes, quien a través de Sanhueza, le vendió acciones y derechos sobre unos terrenos en el sector Monterrico, de Reloca, a cambio de siete vale vistas que totalizaban 250 millones de pesos.


El tema se tornó a la controversia jurídica, cuando el notario Tejos se negó a firmar el documento de compraventa por “objeción de conciencia”, ya que consideraba que los precios eran exacerbados y que si el comprador había aceptado el acuerdo era porque pensaba que le estaban vendiendo el título de la propiedad y aprovechándose de un cuadro depresivo que efectaba su razonamiento.


“Pero nada de eso tiene fundamento”, asegura Juan Pablo Villanueba, abogado de Sanhueza, quien agrega que “acá no hay estafa ni ánimo de engaño. Todos los contratos se hicieron con Bravo que es abogado, es más, él mismo le hizo unas observaciones al contrato antes de firmarlo. Lo que pasa es que se arrepintió y dio orden de no pago a los vale vista por extravíos”.


El abogado prepararía una contraquerella.

Comentarios