Preocupación entre lecheros locales por eventual venta de Danone

Por: Roberto Fernández Fotografía: Victor Orellana 09:50 PM 2016-04-04

Preocupación ha generado en el gremio lechero local la información difundida este lunes respecto de la eventual venta de la filial chilena de Danone.

Según publicó el diario Pulso, la francesa Danone contrató los servicios del banco de inversiones Tyndall y le encomendó “evaluar opciones para el desarrollo estratégico” de su filial en Chile. 

Fuentes ligadas al proceso manifestaron que el mandato es amplio e incluye desde la búsqueda de un socio estratégico para administrar de manera conjunta su filial en Chile, hasta la posible venta de los activos. 

La firma posee su única planta productiva de Chile en Chillán, así como dos centros de distribución (en Chillán y Santiago) y dos bodegas.

El objetivo sería mejorar las cifras de la compañía, y, por lo mismo, se requiere un “partner” que conozca del mercado en profundidad, -no descartándose la venta-, y sobre todo, que tenga la escala como para aprovechar las sinergias de uno de los ítems más costosos para este tipo de compañías: la cadena de distribución.

Aparentemente, una supuesta pérdida de competitividad entre los productores de Ñuble sería la principal causa de los números de Danone, tesis que es descartada por Fedeleche, desde donde se asegura que lo que ha ocurrido en la región, con la desaparición de lecherías, se debe a los abusos de la gran industria en materia de fijación de precios.

La decisión, así como las tratativas no fueron confirmadas por la compañía, que está manejando el tema con absoluta reserva. Consultada Danone por la venta de sus activos, respondió: “en nuestra cultura corporativa la información respecto de productos, marcas, planes de inversión, niveles de ventas o estrategias comerciales es de carácter estrictamente confidencial y reservada, por ende, no disponible para ser compartida a través de un medio de comunicación”.

Desde Fedeleche, en tanto, indicaron que no conocen información sobre esta supuesta decisión.

Eventuales interesados
Soprole, CCU, Watt’s y Drake (de Nicolás Ibáñez) han sido mencionadas como probables interesados, aunque ha trascendido que CCU y Drake habrían desistido.
“Esta operación hace sentido solo para un operador actual en la distribución de lácteos. No sirve para alguien que quiera comenzar en el negocio, porque son pocas marcas, ni tampoco para quienes distribuyen otro tipo de productos, porque la distribución en frío es distinta a otras”, manifestó un conocedor del negocio citado por Pulso.

Reacción local
Lo anterior supone una señal de alarma para los productores lecheros de la Región del Bío Bío, y particularmente para los de Ñuble, puesto que Danone, cuya recepción de leche fresca el año pasado sumó 45,1 millones de litros (un 9,3% menos que en 2014), lo que si bien supone una baja participación a nivel nacional, tiene un papel relevante en la zona, donde el gran poder comprador es Nestlé, que se abastece principalmente de productores de la zona sur y que el año pasado en su planta de Los Ángeles recepcionó 50,9 millones de litros.

Según Juan Pablo Aruta, miembro del directorio de Aproleche Bío Bío, la relevancia de Danone en Ñuble es muy grande, no solo por el volumen que procesa, sino porque representa la única alternativa a Nestlé en un mercado altamente concentrado. 

“Sería nefasto que se vendiera, porque lo más probable es que sería comprado por uno de los grandes (Soprole, Watt’s o Nestlé), lo que profundizaría más el problema del sector, que es la falta de competencia; queremos más actores en el mercado”, exclamó el dirigente gremial.

De hecho, en agosto de 2014, Fedeleche interpuso ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) una demanda en contra de Soprole, Prolesur; Nestlé y Watt’s por abuso de poder de compra y comportamiento anti competitivo en el mercado de compra de leche, afectando de forma grave la actividad de los productores.

En tanto, la semana pasada, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia aceptó la petición de Fedeleche de desarchivar la causa, y con ello continuarán las investigaciones para determinar prácticas que atentan contra la libre competencia en el sector lácteo.

“Hemos reabierto la causa y seguiremos adelante convencidos de nuestros argumentos, pese a que estas empresas han desplegado toda una campaña de terror en contra del juicio y la Federación, generando una sensación de temor en muchos productores por seguir adelante con el caso”, denunció Raúl Droghetti, presidente de Aproleche Linares.

Comentarios