“Chico de hierro” chillanejo se convirtió en un gigante

Por: Camilo Díaz Fotografía: Gentileza Mateo mendoza 2017-06-10

Principal objetivo de Mendoza son los Juegos Mundiales de la Juventud.

Competencia fue la mañana de ayer en tierras brasileñas, donde en su categoría el podio completo fue chileno.

De “Chico de Hierro” a “Gigante de Hierro”.

El rótulo ya le quedó pequeño a nivel nacional, escalando a un ribete planetario.

El chillanejo Mateo Mendoza (15), alumno del Colegio Concepción de Chillán, terminó como vicecampeón mundial escolar (14-15 años) de triatlón la mañana de ayer en Arancaju, Brasil.

“Partí la carrera muy bien, muy mentalizado, pues había trabajado muy duro para dar lo mejor en esta carrera, y se dio así el resultado”, comenzó narrando el triatleta desde Brasil.

“Lo primero fue el agua, no salí en el primer grupo, pero me siento súper conforme de lo hecho allí. Salí a 10 segundos del primer grupo. Luego hice una transición muy rápida. Me subí a la bicicleta, y como se podía hacer ‘drafting’, con distintas categorías, justo partí y venía un compañero solo de Chile pedaleando, entonces ahí con él empecé a trabajar para poder alcanzar el primer grupo, y descontamos cuatro segundos en dos vueltas, eran cinco giros, y ahí llegó otro grupo que nos pilló y juntos pudimos alcanzar al primer grupo”, narró Mendoza.


En ese primer grupo estaban los contrincantes más fuertes del deportista, tanto de Chile, Brasil y Francia.

“En esa transición para correr junto con mi compañero también anduvimos muy bien, saliendo ya escapados unos 100 metros de los que íbamos en la bicicleta. Mantuvimos ese ritmo, esa distancia con los de más atrás, con dos giros, y ya a la mitad del segundo giro faltaban 700 metros. Mi compañero de Chile pega un cambio de ritmo, y ahí ya no podía seguirle el paso”, asume el chillanejo, pasándole la cuenta principalmente las altas temperaturas.

“En realidad muy feliz por el segundo lugar, de hecho cuando llegué a la meta todavía no podía creer cómo se había dado toda la carrera. No sé si perfecta, pero sí de muy buena manera, y enfocado todo el rato de lo que estaba haciendo en ese momento”, explicó, reconociendo que también su feliz logro reflejó el trabajo de sus entrenadores, Pedro Catalán, Sebastián Araya, Marco Álvarez y Francisca Castillo, además del Club Triatlón Pucón, que es por el cual compite.

De paso Mendoza tuvo también palabras de agradecimiento para el psicólogo deportivo Eliot Brito, “Misterkine”, que le ven el tema de las lesiones, y a su Colegio Concepción.

El vicecampeón mundial de triatlón valoró por sobre todo el poder compartir tal histórico logro con los suyos.

“Mas encima mi familia está acá. Mi papás y mi hermano, así que bacán. Qué mejor que poder compartir esto con las personas que más te ayudan en la vida en el deporte, que son los que te ayudan en todo”, remató quien fue parte del “triplete” chileno en la cita mundial, pues el primer lugar lo tuvo Cristóbal Baeza, segundo Mendoza, y tercero Benjamín Ovalle.

Desde Chillán Pedro Catalán, quien desde hace más de un año que trabaja con Mendoza, recibió por la mañana el llamado de su pupilo con la proeza, y no tuvo más que cumplidos para él.

“Mateo fue escalando posiciones ya desde el año pasado, en que estaba dentro de los cinco mejores de Chile, hasta que este verano saltó al segundo lugar del selectivo de Pucón que le permitió estar en este Mundial Escolar. El objetivo principal es que quede seleccionado para el 2018 a los Juegos Mundiales de la Juventud”, expresó.

Comentarios