Inauguran 2da etapa de Banco de Recursos Genéticos Microbianos en INIA

Por: Fotografía: @MinagriCL 04:10 PM 2017-06-09

Esta mañana se inauguró en el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Quilamapu la segunda etapa del Banco de Recursos Genéticos Microbianos, único en Sudamérica.

La actividad contó con la presencia del ministro de Agricultura, Carlos Furche, y el director nacional de INIA, Julio Kalazich.

El laboratorio se encuentra emplazado en dependencias de la institución chillaneja en reconocimiento al trabajo que realiza desde la década del 90, en la recolección de microorganismos en Chile continental e insular.

El jefe de la cartera de Agricultura destacó la instancia y los avances en la materia.

“Esto es, sin duda, una muy buena noticia para el INIA. Se inscribe en un esfuerzo de modernización y fortalecimiento de las capacidades institucionales de la entidad, de cara a los desafíos de investigación agronómica en nuestro país que será cada vez más intensiva, como en todo el mundo, en laboratorios, recursos genéticos, ampliación de nuestras capacidades para incorporar la investigación biotecnológica en los procesos productivos”, señaló.

La autoridad añadió que “esto es una apuesta al futuro para el desarrollo no solo de la agricultura. Los recursos genéticos microbianos tienen uso múltiple, lo tienen en la medicina, agricultura, en procesos de transformación agroalimentaria, en la minería, y esos todos son campos en los cuales nuestro país en los próximos años necesitará incorporación intensiva de investigación e inteligencia en los procesos productivos”.

El Banco de Recursos Genéticos Microbianos, que tiene por objetivo proteger el patrimonio genético, contiene más de 2 mil microorganismos, entre hongos y bacterias.

Éste tiene la obligación de conservar los microorganismos con fines de patentamiento por al menos 30 años. Además, se preocupa de la conservación de los microorganismos propios de la geografía chilena que están bajo la permanente amenaza de desaparecer, ya sea por acciones humanas (construcción de caminos, represas, contaminación, etc.) o por situaciones naturales (erupciones volcánicas, inundaciones, sequías, maremotos, otros).

Julio Kalazich, director nacional de INIA, destacó la trascendencia del laboratorio, que tuvo una inversión de $310 millones de pesos en su segunda etapa.

“No solo hay que resguardar vegetales y animales, sino también los microbianos que forman parte de la principal biodiversidad que tiene el país. Estamos muy felices de este avance que hay en el INIA Quilamapu, que es uno de los principales centros que tiene la institución a nivel país”, dijo.

El académico de la Universidad de Concepción, Julio Cerda, proyecta la iniciativa a diversas áreas del desarrollo.

“El banco dispone de una serie de microorganismos, por lo tanto, tenemos tenemos para ver no solo desde el punto de vista agrícola, sino que desde el punto de vista de salud, alimentación, producción y control biológico”, dijo.

Agregó que “cuando tu no tienes un banco de germoplasma te obligas a estar buscando el material, rescatarlo desde terreno, mantenerlo y hacer todo ese proceso que involucra tiempo, recursos y actividades que te alejan del centro de lo que tu quieres investigar. Entonces, el disponer hoy en día de una cantidad importante de accesiones, y que a futuro va a crecer, permite que el día de mañana si algún investigador descubre algún tipo de accesión tiene donde guardarla o, por el contrario, si necesita algún tipo de accesión con alguna característica particular, tiene donde encontrarlo”.

El Banco de Recursos Genéticos Microbianos comprende 300 metros cuadrados de construcción, con tres nuevos laboratorios especializados y salas específicas de trabajo. El monto total de la inversión en las dos etapas fue de $1 millón de dólares.

Cabe señalar que en 2012 el país fue nombrado Autoridad Internacional de Depósito de Microorganismos por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, pasando a ser el primer país de Sudamérica para la conservación de microorganismos con fines de patentamiento.

Comentarios