Pura experiencia

Por: Rodrigo Oses 2017-06-06
Rodrigo Oses

Del cielo a la tierra. De la mano del experimentado entrenador Emiliano Astorga, Ñublense pasó de tener un plantel de inexpertos y noveles jugadores que hacían sus primeras armas en la Primera B, a contar con una base de futbolistas que tienen un amplio recorrido en la división.

Mientras el fallido proyecto que lideró el técnico argentino Pablo Abraham consideró a muchos jugadores formados en casa y a otro grupo que volvía de préstamos en la Segunda División Profesional, esta vez Astorga no arriesga un ápice en la etapa de contrataciones e incorpora solo jugadores que brillaron en la B jugando en sus anteriores elencos.

Un dato decidor es el promedio de edad de la oncena titular que proyecta Ñublense para su estreno de la Copa Chile. Este es de 30 años. El jugador más experimentado de la estructura táctica que moldeará Astorga es el volante creativo Matías Arrúa,  que fue dirigido por Astorga en San Marcos de Arica.

Lo siguen dos defensores que aportarán sapiencia y años de recorrido en la B, como Hugo Bascuñán con 32 y Emiliano Pedreira con 31 años. Luego asoman el capitán José Antonio Rojas, Sebastián Páez, Gaspar Páez y Diego Sepúlveda, todos con 30 años. Y curiosamente, el jugador más joven de la casi segura oncena titular será Sebastián Varas, que tiene 28 años de edad. Ñublense tendrá un equipo de experimentados, tal como lo dicta el manual de la B. Porque no hay misterios. Los últimos años siempre han ascendido planteles plagados de jugadores con experiencia en el Ascenso. Curicó Unido, el último campeón de la B, aplicó a la perfección la fórmula. Contrató un entrenador de bagaje probado como Luis Marcoleta y a jugadores de cartel en la categoría como Eric Godoy, Martín Cortés, Gary Tello, Nelson Rebolledo, René Bugueño y Luis Santelices, entre otros. 

En conclusión, Ñublense, aprendió de su error.

Comentarios