Cae banda que robó cajeros en la UFRO, Yungay y El Carmen

Por: Felipe Ahumada 07:40 PM 2017-06-04

Eran cerca de las 00.30 horas de la madrugada del 13 de abril cuando frente al 562 de la calle Sargento Aldea, se bajaron unas personas desde un Kia Cerato color blanco y con un fierro rompieron el vidrio de la puerta del copiloto de una Hyundai Santa Fe. Su dueño dio aviso del hecho, lo que a la PDI le permitió, a la vez, asociar este robo con el ataque que sufrió un cajero automático denunciado en San Javier. 

Así fue que comenzó la investigación del grupo “Foco” del Ministerio Público, que gracias al Sistema de Análisis  Criminal  y Focos Investigativos (Sacfi) de Ñuble, tenía ya varios elementos articuladores, como el modo de robar autos, el que siempre fueran Hyundai Santa Fe, el que los cajeros robados a continuación fueran violentados con la técnica de saturación de gas y, el que permitió tomar la primera pista, el que siempre se movilizaban en ese Kia Cerato color blanco.

Resultó ser de una mujer, Jacqueline Rico Echeverría, temucana y pareja de José Ricardo Figueroa Riquelme, uno de los líderes de esta banda que ya estaba siendo investigada por los robos a los cajeros automáticos de Yungay, El Carmen, Cholguán, dos más en Concepción y el bullado caso del cajero de la Universidad de la Frontera (UFRO), el pasado 23 de mayo, y que fue cubierto por todos los noticiarios del país gracias a los videos hechos por los propios alumnos mientras arrancaban despavoridos.

Robo en Chillán

El jueves pasado Figueroa Riquelme cayó junto con los otros dos líderes de la banda, Mauricio Flores Cuevas y Jaime Aguilera Cruces, todos con domicilio en Temuco y Padre Las Casas, luego que perpetraran su último robo de un Hyundai Santa Fe en Chillán, puntualmente en los estacionamientos externos del Colegio Padre Hurtado. Esto gracias a que solo minutos antes habían tratado de robar otro Santa Fe, esta vez en los estacionamientos de la Universidad de Concepción, sin embargo, cuando salían de la casa de estudios, chocaron contra un árbol para evadir la colisión con otro vehículo.

La mujer, cuyo auto casi es embestido, se bajó a increparlos, pero arrancó al ver que llevaban guantes, napoleones y otras herramientas que los delataban como delincuentes, quedando todo registrado en las cámaras de la UdeC. Los tres ocupantes bajaron de la SUV y arrancaron, por lo que la PDI fue alertada de este hecho. Y así comenzó la persecución.

“Fue una persecución silenciosa, nada de luces ni vehículos en fuga”, advierte el comisario Jorge Aguillón, jefe de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) de la PDI.
En ese instante, encontraron otro Hyundai Santa Fe en el Colegio Padre Hurtado, el que robaron para escapar. “Ellos trataron de arrancar hacia el sur utilizando rutas alternativas, no la 5 Sur, para así evitar controles y pasar por las plazas de peajes, por lo que solicitó ayuda de la PDI de Angol, y finalmente fue detenido primero el Hyundai Santa Fe y luego el Kia Cerato de siempre”.

Investigación larga

Quien formalizó a los tres detenidos fue la fiscal de la Unidad de Análisis de la Fiscalía Bío Bío, Paulina Valdebenito, encargada del grupo “Foco” en Ñuble y quien además lleva diversas diligencias conjuntas con sus similares de Concepción, incluyendo esta.

“A través de varias diligencias hechas por la BIRO se logró determinar que el 1 de junio la banda se encontraba en Chillán. También se precisó que esa presencia tenía por objetivo único el sustraer un vehículo Santa Fe para el robo de un cajero automático, probablemente no en esta comuna, sino en otra, como dice el modus operandi que ellos utilizan, y así llega la denuncia del robo en la UdeC, lugar en el que la BIRO ya había detectado la presencia del Kia Cerato blanco”, destacó la fiscal.

Respecto a la dueña del Kia Cerato, el que ella estaba al tanto de lo que hacía su pareja con el vehículo fue algo que quedó demostrado gracias a las interceptaciones telefónicas autorizadas por el Juzgado de Garantía de Chillán. Pese a eso aún no se le ha imputado ningún cargo por parte de la fiscalía.

Paulina Valdebenito aclaró  que “esta es una investigación que se está iniciando, pero no ha terminado. Durante la investigación judicial es posible que podamos formalizar, en virtud de los antecedentes que podamos reunir, a otras personas”.

Similar situación procede en el caso de los otros integrantes de la banda. Según la investigación, los líderes eran los que reventaban los cajeros, pero también había “un número no menor de personas que se dedican a poner en las vías de accesos “miguelitos” o botar árboles para impedir la persecución”. Finalizada la audiencia, los tres imputados quedaron en prisión preventiva. Aún no se conoce el paradero del dinero robado en los cajeros.

Más robados

Junto a los Nissan V16, los Hyundai Santa Fe también asoman como uno de los autos más robados en Chile, y este puntualmente para cometer robos. “Es por tres razones, primero porque es un vehículo con mucha fuerza, segundo porque al ser amplio permite cargar equipos y elementos grandes; y tercero porque la chapa del motor de arranque es fácil de vulnerar, pero esto ya está siendo corregido por la empresa en los modelos nuevos”, apuntó el comisario Aguillón.

Comentarios