Participación: el gran fantasma que rondará las primarias

Por: Isabel Charlin 08:55 PM 2017-06-04

Gran incertidumbre existe a nivel nacional y local respecto del nivel de participación que alcancen las próximas primarias presidenciales de Chile Vamos y el Frente Amplio.

Factores internos, como la constante baja en las votaciones desde que se implementó el voto voluntario y la imposibilidad de sufragar para los militantes de la Nueva Mayoría, bloque que se restó del proceso; sumado a otros externos, como la eventualidad de que el día fijado, el domingo 2 de julio, Chile juegue la final de la Copa Confederaciones, hacen que todos los pronósticos sean solo meras conjeturas.

Lo que sí es objetivo, y podría marcar el “piso” para que los participantes de estas primarias pudieran trabajar, son las cifras obtenidas en los comicios de junio de 2013, previos a la elección presidencial de noviembre.

Si bien el escenario era distinto, pues participaron la Nueva Mayoría (con siete partidos y sus respectivos militantes) y la entonces Alianza (hoy Chile Vamos, con dos); a nivel nacional votaron aproximadamente 3 millones de personas (21,9%) del padrón, lo que fue considerado positivo, ya que solo se esperaba que concurriera a las urnas un 10% (1 millón 300 mil personas), como sucede en democracias como Francia y EE.UU., donde en este tipo de comicios participa entre el 6% y el 10% del electorado.

En 2013, en la Región del Bío Bío, participó un 23,1% del padrón. En Ñuble, la cifra fue similar, con un 22,5% (88 mil electores, de un padrón aproximado ese año de 391 mil personas).

Chillán, en tanto, registró un mayor porcentaje, con un 24,7%, de un padrón de 140 mil electores, siendo en la provincia Chillán Viejo la comuna que más personas atrajo a las urnas, con un 30,75% de participación.

A nivel nacional, la Nueva Mayoría alcanzó un 72,6% de participación, versus un 27,4% de la Alianza. En Ñuble, en tanto, por la Nueva Mayoría votaron 58 mil personas, mientras que por la Alianza, 30 mil (cifras aproximadas).

Chile Vamos confiado
Según el vicepresidente distrital de la UDI, Gustavo Sanhueza, el escenario que enfrenta Chile Vamos (bloque en el que competirán Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón y Felipe Kast) en las primarias del próximo 2 de julio es muy diferente al mismo ejercicio electoral del año 2013.

“Llegamos mucho mejor, proyectando una mayor cantidad de votantes  en Ñuble. Hay varias razones: la primera, hay un gran consenso detrás de la figura del Presidente Sebastián Piñera, factor que si lo sumamos a la disciplina y vocación cívica de nuestro sector, debería influir positivamente en los niveles de votación. Por lo general, nuestro sector es disciplinado al momento de votar”, manifestó.

Segundo, dijo, “la decisión de la Nueva Mayoría de no realizar primarias, permite que un importante número de independientes vote esta vez por los candidatos de Chile Vamos. Esto se refuerza por el hecho de que está demostrado que en las elecciones primarias, los independientes son los que más votan, porque siempre son un segmento mayor a los cuadros de militantes de los partidos”.

El tercer factor, según Sanhueza, dice relación con el ánimo de cambio que existe al interior de su sector frente al actual de este Gobierno. 

“Eso se percibe en cada una de las conversaciones que hemos sostenido en Ñuble con agricultores, comerciantes y trabajadores, quienes esperan con urgencia un cambio de giro en la conducción política. Ese nivel de urgencia se traduce en una mayor responsabilidad al momento de votar. Siempre hay un grado de incertidumbre sobre la participación en este tipo de elecciones, por el nivel de desafección ciudadana frente a la política, sin embargo, la división en la Nueva Mayoría, la consolidación de la candidatura de Sebastián Piñera y el ambiente de pesimismo provocado por las malas políticas públicas de este Gobierno, son factores que nos permiten proyectar un buen nivel de votación en Ñuble”, sostuvo.

Respecto del Frente Amplio, manifestó que “es muy probable que la votación que logren alcanzar tanto en las primarias como en primera vuelta, sea más bien un voto de rechazo o de descontento hacia el actual Gobierno de la Nueva Mayoría. Si consideramos, además, que el voto es voluntario, será muy difícil para el Frente Amplio materializar ese descontento en votación efectiva, considerando que su segmento principal son los jóvenes. Pero sí será un problema permanente para la Nueva Mayoría, que cada día ve más mermado su potencial electoral”, sentenció.

Frank Sauerbaum, ex dirigente regional de RN, adelantó en tanto que como colectividad, van a hacer un importante esfuerzo por aumentar la participación ciudadana en estas primarias. “Nuestra meta es un millón de personas a nivel nacional, y la centroderecha en Ñuble es el sector político más importante en votación de alcaldes y concejales, por lo que se necesita el compromiso de todos nuestros alcaldes, concejales y dirigentes para entusiasmar con el mensaje del cambio”, indicó.

Agregó que “afortunadamente existe la sensación de triunfo de nuestro sector, y eso colaborará en aumentar la asistencia. Después de ver el desempeño de este Gobierno, la gente se dio cuenta que no da lo mismo quién gobierne, y que el país requiere un cambio de rumbo”.

En torno al poder de convocatoria del Frente Amplio, Sauerbaum mencionó que “es una opción de extrema izquierda muy alejada de nuestra posición, pero le reconozco la capacidad de concordar en una cosa: que la Nueva Mayoría fue incapaz, demostrando desorden y poca unidad”, dijo.

Y añadió: “independiente de los niveles de participación, lo importante es respaldar al que gane y ponerse a disposición de un programa común y demostrar gobernabilidad, lealtad con los compromisos adquiridos y orden, para darle a Chile un mejor Gobierno”.

Frente Amplio: sumar capital
Desde el Frente Amplio, bloque en el competirán Beatriz Sánchez y Alberto Mayol, el coordinador del Partido Igualdad a nivel local, Enrique Jara, manifestó que no han hecho proyecciones, pero sí están preocupados por la posibilidad que ese día Chile juegue por la Copa Confederaciones.

“Eso podría afectar la concurrencia a las urnas, sobre todo, si Chile pasa a la final. También nos complica que sea una sola cédula, porque puede inducir a equivocación. Lo que sí, nosotros apuntamos más al voto indeciso que al cautivo, por eso la participación dependerá de nuestra propia capacidad de movilizarnos, porque vamos a luchar contra grandes maquinarias, entre ellas, los medios”, sostuvo.

Jara teme también que algunos simpatizantes tengan miedo de ir a votar, por quedar en evidencia respecto de su tendencia, sobre todo, entre aquellos trabajadores del sector público. “Muchos están temerosos en sus pegas de que se enteren que están con nosotros, admitió”.

En todo caso, aseveró, “lo que marquemos de participación va a ser un capital importante para nosotros, porque somos una fuerza nueva, con proyectos nuevos. Lo que cosechemos va a ser el fruto para la continuidad del trabajo, nosotros no nos iremos para la casa, esto será solo el puntapié inicial. Tampoco nos hacemos expectativas respecto de capturar votos independientes de la Nueva Mayoría, porque ellos, desilusionados como están, se van a quedar en la casa”, manifestó.

¿Qué piensa la NM?
Desde la Nueva Mayoría, bloque que en 2013 llevó cuatro candidatos (Michelle Bachelet, Claudio Orrego, José Antonio Gómez y Andrés Velasco), admiten en tanto que la ausencia del conglomerado marcará una baja considerable en la concurrencia a las urnas.

“Creemos que la participación en Ñuble será menor a la primarias  de 2013, el escenario de ese tiempo era muy distinto al actual, solo basta recordar que en esa época teníamos un bloque compacto, sin partidos descontados como la Democracia Cristiana. El año 2013 todos entendían que ordenados no le hacíamos el juego a la derecha, y fruto de ese entendimiento logramos ganar el Gobierno”, indicó el vocero local del comando de Alejandro Guillier, el radical Jorge del Pozo, quien recordó que otra de las variables que marcaron la participación fue la alta popularidad de la Presidenta Michelle Bachelet. 

“Hoy, por el contrario, va la derecha con un Sebastián Piñera altamente cuestionado por sus conflictos de interés y oponentes con poco peso, sobre todo, en regiones. Lo mismo ocurre con el Frente Amplio, con candidatos solo conocidos en redes sociales, que a la hora de la verdad, sus adherentes que postean desde la comodidad de sus hogares no concurren a los locales de votación. Además, queda de manifiesto que estos movimientos instrumentalizan las primarias con el propósito de ganar tiempo de campaña pagada por el Estado, no habiendo competencia de Mayol hacia Sánchez. Es solo cuestión de preguntarse a quién apoyan Boric y Jackson”, dijo.

La voz de los analistas
Para el analista político local, Rodrigo Landa, la participación en las próximas primarias disminuirá en cifras relevantes por varias razones. “La política ha vivido una crisis progresiva en estos cuatro años, de imagen y credibilidad, lo que en un sistema de voto voluntario se traduce en menor votación. La ausencia de la Nueva Mayoría en estas primarias, que la vez pasada alcanzó prácticamente las dos terceras partes de la votación, será factor relevante en esta merma de votos, y la fragilidad del Frente Amplio, que recoge principalmente un castigo de los jóvenes y de un sector social que se siente frustrado frente al actual sistema político, no da garantías suficientes que efectivamente concurrirán a votar. Por lo general, el que reniega del sistema, no participa”, aseveró.

Lo que sí podría sostener una parte de la votación del 2013, según Landa, es el electorado de Chile Vamos.  “Si consideramos que en las primarias pueden votar solo militantes e independientes, se podría esperar que una parte de los electores que votaron el 2013 por la Nueva Mayoría, ahora lo hagan por alguno de los tres candidatos de Chile Vamos. Me refiero a la comunidad que no milita”, especificó.

En tanto, la politóloga de la UdeC, Jeanne Simon, también sostiene que votará menos gente en estas primarias. “Votarán menos personas que en 2013. Aunque el Frente Amplio sorprende, no tiene la estructura partidista que tienen los partidos tradicionales. Aunque algunos electores de la Nueva Mayoría votarán en las primarias, gran parte de ellos no hará el esfuerzo. Yo imagino que la convocatoria será cercana a las 800 mil personas a nivel nacional. En las primarias de Chile Vamos será interesante ver qué hace la UDI en términos de movilización de electores”, manifestó.

Comentarios