Femicida de Quillón cumplirá una condena de entre 10 y 15 años

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:00 PM 2017-06-03

El Tribunal Oral en lo Penal de Chillán falló en forma condenatoria en contra de Ányelo Iturra Morales, de 31 años, quien en marzo de 2016 mató a su esposa, Yuri Álvarez Valderrama, tras darle diversos golpes, siendo uno con un martillo en el rostro el causante de su muerte en la comuna de Quillón.

Tras 14 meses de investigación y dos jornadas de juicio oral, el litigio se centró en discutir si aplicaban o no algunas atenuantes, como la de colaboración sustancial por parte del sentenciado, para esclarecer los hechos.

A su favor el abogado jefe de la Defensoría Penal Pública, Antonio Guerra, argumentó que Iturra Morales, apenas asesinó a su mujer, “se fue a entregar a la Tenencia de Carabineros y además confesó el hecho, y acá hay que considerar que él tenía dinero y un vehículo con el que pudo haber escapado, entendiendo además que no hubo testigos de la agresión, por lo que a nuestro juicio debería considerarse esta atenuante”.

En su contra la fiscal de la causa, Maritza Camus, jefa del Ministerio Público de Bulnes, disiente explicando que “acá lo que tenemos es al acusado acudiendo a Carabineros para pedir disculpas una y otra vez, les decía que las cosas se les fueron de las manos y que había agredido a su esposa, pero nunca dijo que la había matado ni cómo la agredió. Luego en la declaración da  muchos detalles que no aportan a la causa y al hablar de los hechos, solo dice que se borró y que no se acuerda”.

La fiscal, de todas formas, aclaró que el haber avisado a la policía a tiempo sobre el ataque “de ningún modo le habría evitado la muerte a la víctima, la lesión principal es una fractura craneal que genera una herida de 11 centímetros en el rostro con estallido de globo ocular y pérdida de masa encefálica, así que murió de forma instantánea”.
Mientras la fiscal pide 15 años de cárcel para Iturra, el defensor solicita una de 10 años.  El próximo 7 de junio se dictará la sentencia.

Comentarios