Descartan postergación de central en La Punilla

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:05 PM 2017-05-31

Luego que la empresa Eléctrica Puntilla decidiera postergar la puesta en operaciones de la central Ñuble (San Fabián), aduciendo cambios en el mercado eléctrico chileno, con precios y niveles de consumo menores a los proyectados cuando se hizo la evaluación económica del proyecto, surgieron las dudas respecto de la viabilidad de otras iniciativas de generación de potencia firme que hoy están en carpeta, como las centrales a gas natural El Campesino (Bulnes) y Las Arcillas (Pemuco), así como también de la central hidroeléctrica del embalse La Punilla (San Fabián).

Consultada la empresa concesionaria del proyecto La Punilla, la italiana Astaldi afirmó que “la baja en los precios de electricidad, que se ha dado principalmente en las licitaciones del mercado regulado, está dentro de lo comprometido en la Agenda de Energía del Gobierno en mayo de 2014, por lo que no resulta una sorpresa y ya, a estas alturas, es una realidad que ha sido asimilada por todos los actores del sector. Lo que vemos es que la industria está madurando, hay más competencia y menores precios”.

Entre 2013 y 2016 el precio nudo promedio de la electricidad descendió desde los 120 dólares por MWh a los US$50, en tanto, según las estimaciones de la Comisión Nacional de Energía entre 2017 y 2021 el costo marginal promediará los 42 dólares.

Esta situación, a juicio del consultor y ex seremi de Energía, Rodrigo Torres, constituye un desincentivo para el desarrollo de proyectos de generación de potencia firme, como las centrales a gas natural o las hidroeléctricas, que tienen un importante rol como energía de respaldo para el sistema, pero cuyos costos son más altos que los de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), como la eólica y la solar, y superiores a los precios actuales de la electricidad.

Al respecto, Astaldi manifestó que la hidroelectricidad y las ERNC deben ser complementarias.

“La hidroelectricidad tiene atributos muy conocidos y valorados en el mercado, más allá de cualquier coyuntura: es energía de base, limpia y renovable. Su condición de energía de base sin duda jugará un rol importante a la hora de negociar contratos, cuando llegue el momento. Además, es el mejor complemento para las plantas solares y eólicas, que han tenido un enorme impulso en los últimos años y que han provocado un fuerte traspaso de clientes regulados al segmento de clientes libres”.

En esa línea, desestimaron un retraso o postergación del proyecto de embalse La Punilla, que incluye en su diseño la construcción de una central hidroeléctrica.

“Por ahora, lo que nos corresponde es seguir avanzando en el desarrollo de este proyecto, que está inserto en el sector número uno de inversión en Chile”, expresó la empresa, sin embargo, no entregó una fecha estimada para el inicio de las faenas, un hito que los regantes del río Ñuble y futuros beneficiarios de esta obra de riego prevén que se concretará a principios del próximo año.

La central hidroeléctrica que considera el proyecto La Punilla tendrá una potencia instalada de 90 MW y aportará potencialmente 470 GWh anuales al Sistema Interconectado Central (SIC), equivalentes al consumo de 244 mil hogares, lo que la convertirá en la segunda mayor de la provincia, después de la central Ñuble.

El proyecto integral del embalse representará una inversión total de 500 millones de dólares, de los cuales unos US$150 millones se destinarán a la central hidroeléctrica.

Comentarios