Canciones de Violeta se exhiben en arpilleras

Por: 10:55 AM 2017-05-31

“Gracias a la vida”, “La jardinera”, “Arauco tiene una pena”, entre otras canciones fueron interpretadas en bordados por 19 asistentes al taller de arpillera que se realizó en San Carlos durante cuatro meses y que se tradujeron en más de 60 trabajos que ayer fueron inaugurados en una exposición en la Casa Museo de Violeta Parra de esa comuna.

El proyecto estuvo dirigido a mujeres y hombres y “la idea era continuar lo que Violeta Parra dejó inconcluso, porque ella planteaba que las arpilleras son como canciones que se pintan y que cualquier melodía puede ser pintada”, sostuvo la encargada del taller, Viviana Hormazábal, quien es historiadora del arte y llegó desde el sur a radicarse en la cuna de la folclorista con el fin de transmitir sus conocimientos a nuevas generaciones.

A partir de esa idea, Viviana comenzó a gestar el proyecto que consistía en dos etapas. La primera era trabajar con la iconografía de Violeta Parra y enseñar tres técnicas básicas: Arpillera con telas; Lanigrafía y bordado libre.

La iniciativa apuntó a la revalorización de la figura de Violeta Parra, principalmente en su faceta de artista visual, desde las mismas tierras que la vieron nacer. Además, contribuye a la reflexión y comprensión discursiva de su obra (musical, poética y plástica).

Tema libre

Una vez que las participantes aprendieron esas habilidades, se dio paso al bordado de canciones de Violeta Parra a elección de cada alumna, el tema que a ellas les acomodó representar.

“Hacían un pequeño bosquejo de lo que se imaginaban con esa canción y la traspasábamos a gran formato en arpillera de uno por un metro. Se bordaron 10 de esos grandes de temas de la cantautora y al final se bordaron tres arpilleras colectivas que eran de grandes dimensiones, de dos por un metro, las que quedarán como donación en la Casa Museo de Violeta Parra”, explicó la encargada del taller.

Fondos GORE

La muestra estará abierta al público en un principio durante dos semanas, pero se aspira a que ésta se extienda con el fin de promover este arte entre la comunidad local. Bajo ese concepto, es que el taller corresponde a un proyecto del Fondo de Desarrollo Regional al que postuló Viviana “para concretar lo que Violeta dejó inconcluso”, explica.  Y agrega:  “Violeta tenía la idea implícita de bordar algunas de sus canciones, pero no alcanzó  a concretarlo”. Por eso, cuando Viviana Hormazábal llegó a vivir a San Carlos el año 2014, se inscribió en un taller de arpillera y como le gustó pensó en lo que podía aportar a partir de ese trabajo. Así, una de sus ideas fue concretar lo que Violeta Parra dejó inconcluso, preparando a otras personas.

“Este es un trabajo bastante largo y que requiere de mucha dedicación y constancia, de esta forma surgió esta iniciativa  que tuvo muy buena acogida. Estoy muy conforme con el trabajo de las alumnas”, precisó la historiadora que además se dedica al telar mapuche y diversas técnicas que tienen que ver con la artesanía.

Por ahora, el taller culminará con la exhibición de los trabajos al público, pero su gestora ya trabaja en elaborar un nuevo proyecto. Esta vez, quiere desarrollar libros de arpilleras. “Tengo la idea de elaborar cancioneros ilustrados y para eso postulo a otro proyecto que está a la espera de financiamiento”, relató.

Comentarios